Local PDF Imprimir E-mail
Salinas: el profeta armado

Agustín García Márquez

Domingo, 15 Julio 2012

‘Todos los profetas armados han triunfado; todos los desarmados han perecido”, frase célebre de Nicolás Maquiavelo para referirse a los innovadores en el momento que la gente deja de creer en ellos y necesitan de la fuerza para imponer sus ideas.
En este sentido, las reformas estructurales anunciadas como el principal objetivo de gobierno del próximo sexenio van a necesitar de un profeta armado.
El vocero de las reformas estructurales, el señor Peña a quién los rumores señalan como el sucesor del señor Calderón, fue un candidato intelectualmente limitado; así lo demuestran sus desafortunadas respuestas en la Feria del Libro de Guadalajara, y luego la divulgación de que no participó en un debate organizado por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey porque no se le permitirían contar con un apuntador electrónico.
La escaramuza de la Universidad Iberoamericana, por su parte, descubrió también su falta de liderazgo y una gran dependencia de su equipo para tomar decisiones.
Hay que agregar además que el señor Peña es un ejemplo exitoso de marca personal (personal branding), la técnica de promoción enfocada a la apariencia externa de un producto, la impresión que causa en las personas, el recuerdo que les deja y como se diferencia de los demás, todo por cortesía de importantes compañías de medios electrónicos.
Por otra parte, las evidencias acerca de la compra de votos parecen bastante sólidas, tanto las que ha mostrado el señor López como las que nuestros vecinos, amigos, y colegas platican como parte del anecdotario democrático regional, en tanto que es casi imposible encontrar a alguien que pueda explicar el proyecto de nación del señor Peña.
Sin un genuino, y más bien costoso, apoyo popular, y ya que las reformas incluyen el aumento de impuestos, la amenaza a los beneficios laborales, el encarecimiento de la energía y de los servicios de salud, es de esperarse que va a requerir de la fuerza para avanzar con las reformas anunciadas, pues la marca personal Peña en algún punto será insuficiente.
Ante el vacío ideológico, de liderazgo e intelectual del señor Peña, requerirá de un arma formidable si desea avanzar en el camino de las reformas estructurales. Ese papel parece que está destinado al señor Salinas, el ex presidente de México en los años 1988 – 1994.
Los indicios de la participación del señor Salinas en la campaña son sólidos. La campaña electoral del señor Salinas fue registrada etnográficamente por Larissa Adler y Claudio Lomnitz, y sus observaciones fueron publicados por el Hellen Kellogg Institute for International Studies. El informe nos recuerda que el señor Salinas inició su campaña con el tema de la “Política Moderna”, luego con los diálogos “Que hable México” y a partir de enero de 1988, “la táctica de la campaña cambió, y Salinas adquiere una serie de compromisos concretos en los diálogos que entabla a lo largo del país”, según nos dicen Adler y Lomnitz.
Ambos investigadores también agregaron que “estos compromisos son en extremo importantes, pues muestran a los priistas que el candidato conoce sus problemas concretos y que tiene intenciones de solucionarlos (aunque en un momento dado pudiera carecer de los recursos necesarios para ello)”.
El evidente liderazgo intelectual del señor Salinas y la aportación de su experiencia a la campaña del señor Nieto inició desde el nombre de la coalición de partidos, “Compromiso por México”, y se confirma en los compromisos firmados ante notarios públicos de todo el país, uno de los cuales es el teleférico del Cerro del Borrego.
La influencia del señor Salinas en la estrategia política del señor Nieto es bastante clara y a nivel regional la posible participación del señor Salinas en las reformas estructurales es una noticia aterradora.
Recordemos, por ejemplo, al señor Salinas en su libro “México. Un paso difícil a la modernidad”, y lo que llamó “la desregulación de la industria”, la cual incluyó la derogación del decreto de 1937 sobre la industria textil mexicana y como consecuencia el cierre de fábricas y la destrucción del tejido social pueden palparse hoy en día en Nogales, Río Blanco, Ciudad Mendoza y parcialmente en Orizaba.
Lo que dice fue “la supresión de controles excesivos” en la industria del café, mediante la desaparición del Instituto Mexicano del Café en 1993, estimuló la crisis económica en la Sierra de Zongolica y la migración masiva a Estados Unidos.
Ninguno de esos temas, café y textiles, han sido resueltos desde entonces, y ni mencionar otros logros iniciados por el señor Salinas, indicados en el precio de los servicios de telefonía, electricidad y gasolina, la reorganización del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y los efectos que hasta ahora tiene en el Sistema Educativo Nacional, etcétera.
Ojalá pudiera decir que el juguete del teleférico sólo nos va a costar dinero.

garciamarquez_upn
@hotmail.com
  Compartir  
 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.

// -->