Lectura del Santo Evangelio según San Marcos 13:33-37

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento. Así como un hombre que se va de viaje, deja su casa y encomienda a cada quien lo que debe hacer y encarga al portero que esté velando, así también velen ustedes, pues no saben a qué hora va a regresar el dueño de la casa: si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la madrugada. No vaya a suceder que llegue de repente y los halle durmiendo. Lo que les digo a ustedes, lo digo para todos: permanezcan alerta”.


Palabra del Señor.

Este domingo empieza para los cristianos el tiempo de Adviento, un tiempo marcado por la espera de la Venida de Jesucristo. Este tiempo nos invita a reflexionar sobre el sentido de nuestra vida, de nuestro quehacer cotidiano y de la calidad con la que realizamos todas nuestras actividades.

La historia de los hombres está catapultada hacia un encuentro definitivo con el Señor de la historia: Jesucristo resucitado. Es en esa perspectiva que hemos de vivir cada día, dejar espacio a nuestro espíritu para que se comunique íntimamente con su señor, y respirando el amor de Dios, encuentre cada hombre el rumbo de su realización: Dios.

No vivas una existencia vacía, superficial, pensando que las cuatro cosas que tienes en tu casa o los pocos logros profesionales alcanzados ya le dan consistencia a tu vivir, la vida se te ha dado para algo y llegará el momento en que te encontrarás cara a cara con aquel que es el dueño de la vida, que te ha enviado a este mundo con una misión muy concreta.

Iniciamos este tiempo de adviento esperando la venida de un Mesías a nuestra vida, que nos salve, que transforme nuestra existencia y nos ayude a vivir en una nueva dimensión, la del amor y la paz, que se refleje en nuestras familias, en nuestra propia persona. Ciertamente el Mesías llegará y será una bendición para muchos, pero necesita un corazón dispuesto a recibirlo, un corazón que no se pierda en luces, esferas y regalos.



Germán Alpuche San Miguel

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz