Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 17:7-10


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños, le dice cuando éste regresa del campo: ‘Entra enseguida y ponte a comer‘? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú? ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación?.

Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan: ‘No somos más que siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer’ ”.

Palabra del Señor.


Tal vez eres de los que éste día se han levantado un poco cansados de la vida, con la terrible rutina de la casa o del trabajo, por ello Dios te entrega esta palabra. No olvides que todo lo que haces no está en función sólo de los demás, no se trata de agradar a los demás sino de ofrecerlo como una alabanza o un sacrificio de suave aroma a Dios por quien realizamos lo que se nos ha encomendado en la vida.

Tanto si tienes que trabajar muchas horas en la oficina o en la fábrica, como si tienes que batallar con los hijos o los quehaceres del hogar, no olvides que somos siervos que intentamos, con la gracia del Espíritu Santo, realizar lo mejor, para que el Reino de Dios se vaya implantando en todos los lugares donde nos encontremos.

Tu labor tal vez no tenga el reconocimiento que afectivamente desearías, pero si tendrá el reconocimiento de Dios. Aunque haya quienes estén más capacitados que nosotros, no olvidemos que estamos llamados a dar nuestro mejor esfuerzo, poniendo nuestra confianza y amor a Dios, para que todo lo que realicemos sea para gloria de nuestro Dios; por él tratamos de hacer el mejor trabajo, dar lo mejor de nosotros mismos, pues él es nuestra razón de ser y de luchar día tras día.



Germán Alpuche San Miguel

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz