A veces perdemos un empleo. Luego nos preguntamos. Porque a mi? Los malentendidos, sean cuales sean las circunstancias, irritan y fastidian, y más aún en el ámbito laboral, que ya de por sí suele generar bastante estrés. Aquí tienes algunos consejos que pueden resultarte útiles:

1. Ocúpate de una sola cosa a la vez. Presta total atención al asunto que tienes entre manos y a las personas con quienes hablas.

2. Escucha. Presta oídos a tus colegas antes de expresar tus propias ideas y opiniones. Nunca los interrumpas. Así no sólo te beneficiarás de su experiencia, sino que les manifestarás respeto, y a la vez te ganarás el suyo.

3. Si es necesario, pide más información o aclaraciones. Muchas trabas en la comunicación se producen porque alguien, por orgullo, se inhibe de pedir más antecedentes o de admitir que no entiende lo que plantea su interlocutor.

4. Considera detenidamente el asunto. Define bien lo que quieres transmitir antes de empezar a hablar. Eso te ayudará a presentar tus ideas de forma más clara, más explícita y más directa. Por ende, se reducirán las posibilidades de que te entiendan mal.

5. Tampoco hay que exagerar. John Kotter, profesor del Harvard Business School y autor del bestseller internacional “Al frente del cambio”, manifestó: «La buena comunicación no implica que haya que hablar en oraciones y párrafos perfectamente construidos. No se trata de ser muy pulido. La sencillez y la claridad dan excelentes resultados».

6. Reconoce tus limitaciones. No tengas miedo de admitir que no entiendes o que no sabes algo.

7. Ten conciencia de los mensajes no verbales. Casi todo lo que haces comunica algo a los demás. Tu puntualidad dice algo, al igual que la atención que prestas. Lo mismo sucede con tu lenguaje corporal, la expresión de tu rostro y el tono de tu voz. Hasta el silencio habla. Las señales positivas abren vías de comunicación; las negativas las obstaculizan.

8. Esfuérzate por comprender. Para entender a los demás, procura ponerte en su pellejo. ¿Por qué piensan o actúan de tal o cual manera? Ten cuidado de no leer erróneamente el lenguaje corporal de una persona. En la duda, pregunta.

9. Lucha por la unidad. Es más fácil trabajar codo a codo con los demás que en disputa con ellos. Evita los conflictos y choques buscando terreno común y cualidades dignas de admiración en tus compañeros de trabajo.

10. Mantén un enfoque positivo. Cultiva el espíritu de equipo haciendo hincapié en las tareas bien hechas y en los avances que se han logrado hacia la consecución de los objetivos trazados. Aborda los problemas desde la perspectiva de cómo pueden resolverse en lugar de ponerte a buscar culpables.



Tere Gómez


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz