Lectura del santo Evangelio según San Lucas 24:3-17.28-32


El mismo día de la resurrección, iban dos de los discípulos hacia un pueblo llamado Emaús, situado a unos once kilómetros de Jerusalén, y comentaban todo lo que había sucedido.

Mientras conversaban y discutían, Jesús se les acercó y comenzó a caminar con ellos; pero los ojos de los dos discípulos estaban velados y no lo reconocieron. Él les preguntó: “¿De qué cosas vienen hablando, tan llenos de tristeza?”.

Ya cerca del pueblo a donde se dirigían, él hizo como que iba más lejos; pero ellos le insistieron, diciendo: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde y pronto va a oscurecer”. Y entró para quedarse con ellos. Cuando estaban a la mesa, tomó pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él se les desapareció. Y ellos se decían el uno al otro: “¡Con razón nuestro corazón ardía, mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras¡”.

Palabra del Señor.


Jesús resucitado se aparece a sus discípulos pero ellos no alcanzan a reconocerlo, aún cuando viaja con ellos por el camino. Así nos sucede muchas veces, Jesús es nuestro compañero en la vida, en nuestros trabajos, en nuestra familia, pero la gran mayoría de las veces no nos damos cuenta de ello. Cuando no descubrimos su presencia es común que nos invada la preocupación y las tristezas, porque nuestras esperanzas se debilitan cada vez más. Pero, ¿dónde podemos descubrir al resucitado?.

El Evangelio de este día nos indica dónde podemos encontrarnos con el resucitado: en la fracción del pan, es decir, en la Eucaristía. Porque cada vez que se celebra la Eucaristía es Jesús resucitado el que parte el pan para su Iglesia, es Cristo el que consagra el pan y el vino y los convierte en su cuerpo y su sangre, es él quien habla en la proclamación de los textos de las Sagradas Escrituras.

Jesús resucitado se ha querido quedar entre nosotros, para hacer que nuestros corazones ardan de la paz y la alegría que deja su presencia.


Germán Alpuche San Miguel

« EL EVANGELIO DE HOY »

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz