El masaje reductivo se utiliza como método para combatir y eliminar la acumulación de grasa de una zona localizada del cuerpo, como glúteos o abdomen. Además, favorece la expulsión de toxinas, beneficia el flujo sanguíneo y mejora el sistema digestivo, entre otras ventajas. Con este tipo de masaje es posible reducir entre 5 y 10 cm el volumen de la zona trabajada y estilizar la figura, siempre que se complemente con una dieta saludable y ejercicio físico.

El masaje reductivo no es una solución efectiva para perder peso general, sino para rebajar los depósitos grasos localizados que tanto nos molestan sin necesidad de acudir a la cirugía.


Ayuda en la eliminación de grasa mediante la estimulación del flujo sanguíneo.


Ayuda en la disolución del tejido adiposo y la celulitis.


La estimulación del flujo sanguíneo generada, provoca que el metabolismo se acelere, aumentando la reabsorción de grasas y la quema de calorías.


Una buena distribución de sesiones por semana, durante 40 a 45 minutos se pueden reducir hasta 10 centímetros de talla.


Es ideal para la reafirmación y tonificación de los músculos, aunque no debe considerarse como el absoluto reemplazo del ejercicio físico, ya que no aporta todos los beneficios que se logran con el ejercicio.


Útil en la revitalización y el desbloqueo de la bioenergía del tratado, liberando la tensión y ayudando en la resolución de problemas emocionales.


Estimula la relajación, elimina la tensión muscular.


En cuanto a la metodología del masaje, el terapeuta utilizará las manos y lo llevará a cabo mediante técnicas de amasamiento, roce, percusión, drenaje, utilizando los nudillos y pellizcos. Para ello, se necesitan productos deslizantes, con propiedades reductoras y efecto térmico, entre otros, como el vapor, gel especial, aceites drenantes, arcilla o fango de algas.

Muchas veces se puede aplicar equipos de cavitación y radiofrecuencia, ya que van de la mano con los masajes. Mientras que la cavitación acaba con la grasa o la celulitis, la radiofrecuencia, reafirma y tonifica, lo que provoca que obtengamos unos resultados increíbles combinando ambos tratamientos.

Es importante que acudas con un terapeuta físico para realizar este tipo de cambios en tu cuerpo ya que No pueden someterse a este tipo de masajes y terapias las mujeres embarazadas, todas aquellas personas que sufran de problemas en la piel, como dermatitis, presenten edemas en alguna de las zonas a trabajar, las personas con marcapasos ni los pacientes con cáncer.


ANA TERE HERRERA

« Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz