El ballet y la danza contemporánea son consideradas un deporte alternativo que no sólo ayuda a mantener una condición física adecuada, también aporta disciplina y técnica y ejemplo de ello es la bella Natalia Fernández Francisco, quien a su edad se ha convertido en una excelente bailarina.

En entrevista exclusiva con El Mundo, Natalia pertenece a una prestigiada escuela de danza de la ciudad, donde desarrolla estas habilidades artísticas que posee con la ayuda de excelentes profesores.

Son al menos cuatro horas las que Natalia practica diferentes danzas, entre ballet, hip hop y contemporáneo. “ Bailar me ayuda a expresar todas esas emociones y también el estrés, es una forma en que tu cuerpo se libera de toda tensión y te dejas llevar por el ritmo de la música”, dijo Natalia en entrevista.

La dedicación, la entrega y la fortaleza mental son la base de esta disciplina. Además de ser una artista en el escenario, se puede considerar una deportista de primer nivel por la exigencia física que se necesita para bailar.

Natalia impregna en la danza su propia personalidad: espontánea, divertida y sutil. Aseguró que lo más importante es disfrutar lo que estás haciendo y el baile es su más grande pasión, agradecida con sus padres por el apoyo incondicional que siempre le han brindado.



Laura Arely A.

El Mundo de Orizaba