Cientos de maestros que rechazan la reforma educativa marcharon ayer contra la represión en Oaxaca por parte del Gobierno federal.

Desde Ciudad Mendoza hasta Orizaba, exigieron castigo para los responsables de las 9 personas asesinadas el domingo pasado en Nochix-tlán, cuando la Policía Federal quiso levantar el bloqueo de profesores.

Con carteles y pancartas que decían "La reforma educativa no se escribe con sangre", "Nuño renuncia, eres un inepto", "México está de luto por Oaxaca" y "No más sangre", los docentes caminaron desde Mendoza, pasando por Nogales y Río Blanco donde se les fueron anexando más profesores, hasta llegar al Palacio de Orizaba.

El vocero del Movimiento Regional en Resistencia, Luis Arturo Santiago Martínez, aseguró que el objetivo principal es solidarizarse con el gremio magisterial sobre la situación de Oaxaca, donde el gobierno está ejerciendo el poder de manera arbitraria y violenta al grado de provocar la muerte de maestros, ciudadanos y un periodista.

Indicó que también la marcha es para manifestar que este movimiento en la región se encuentra "más vivo que nunca" y que está presente en la resistencia de la política privatizadora del presidente Enrique Peña Nieto.

El recorrido finalizó afuera del Palacio municipal de Orizaba con un mitin donde se hizo un llamado al gobierno a ser sensible en la situación que vive el magisterio.

No más sangre:

docentes

Cientos de docentes del Magisterio Regional Veracruzano recorrieron Ciudad Mendoza, Nogales, Río Blanco hasta llegar a Orizaba, se manifestaron portando mantas, cartulinas y lonas con leyendas "No + a la represión en Oaxaca", "La sangre no puede ser la tinta para escribir una Reforma Educativa; alto a la represión y diálogo sin oposición".

Otros portaron un moño rojinegro, así como la bandera mexicana sin los colores rojo y verde, los cuales fueron cambiados por negro, en símbolo de luto.

Jacqueline Aviléz/Lucy Rivas

El Mundo de Orizaba