Mariana Hernández Jiménez vivió una noche simplemente fabulosa, su celebración de quince años resultó mucho mejor de lo que esperaba. Estuvo colmada de felicidad, pues desde que iniciaron los preparativos se dijo muy ilusionada.

Es así como disfrutó su celebración, iniciando con una misa de acción de gracias en la iglesia de Nuestro Señor del Calvario, llegó acompañada de sus padres, Armando Hernández Montes y Ana Jiménez Rosales; sus padrinos fueron, Vicente Soto Peláez y Concepción Gómez González, quienes la acompañaron a agradecer al Creador.

Fue el padre Helkyn Enríquez Báez quien dedicó un sermón a la quinceañera, le dio la bendición al igual que a sus padres, padrinos y familia para después pedir a todos le dedicaran algunos aplausos por este simbólico momento; la quinceañera dedicó su ramo a la virgen, haciendo una breve oración para pedirle una vida llena de felicidad, alegrías y permitirle cumplir sus sueños.

Richi Viloria

El Mundo de Orizaba