Una de las preocupaciones en la actualidad es el uso en exceso de los videojuegos. Los padres se preguntan si los videojuegos son buenos o malos para el desarrollo de sus hijos. En realidad es una pregunta donde la respuesta única no existe, ya que dependerá de varios factores, por mencionar algunos:

• La forma del juego

• La personalidad del niño

• La interacción de éste con sus familiares y amigos

•La edad del niño y la categoría del videojuego

• Etc.


¿Cuáles son las ventajas de los videojuegos?

Es inevitable que los niños jueguen con videojuegos, ya que son divertidos y atractivos, no todo es negativo, también existen beneficios. Hablaremos sobre los “puntos” buenos y malos de esta modernidad.

El juego en la infancia tiene un valor muy importante, va de la mano del aprendizaje ya que el niño construye, imita, crea, experimenta y obtiene conocimiento.

Cuidemos los juegos para los niños pequeños (menores de 6 años) ya que ellos aún no tienen la capacidad de reconocer la realidad de la ficción.

Antes de los 10 años, no permitir los juegos bélicos, de luchas y disparos, ya que lo niños a esta edad son muy vulnerables a ciertas imágenes impactantes (recordemos que tienden a imitar conducta.

No permitir que pasen demasiado tiempo jugando (más de una hora no es correcto.

Que el tiempo con el videojuego no interfiera en otras actividades cotidianas.


¿Qué otros puntos

positivos tiene el jugar

videojuegos?

Ayudan al cerebro, es decir, jugar 30 min diarios aumenta tu materia gris en el hipocampo derecho y el cerebelo, encargados de estimular la memoria, la estrategia y la planeación.

Desarrolla más la inteligencia ya que muestran mayor rendimiento, velocidad y precisión en las actividades diarias.

Los niños se vuelven más alertas.

Ayuda a los niños conexia, aumenta la capacidad de atención.

Funciona como analgésico porque ayuda a reducir la ansiedad causada por alguna afectación física, disminuye el estrés y el miedo.

Desarrolla la vista de águila, ya que se tiene mayor habilidad para distinguir los cambios sutiles en el brillo de las imágenes.

Desarrolla la motivación y la cooperación por determinados juegos.

Desarrolla la concentración y los reflejos.

Desarrolla la creatividad e ingenio.

Desarrolla la memoria, ayuda al aprendizaje a partir de los errores.

Favorece el contacto social y el trabajo en equipo, ya que provoca la interacción con los amiguitos.

Desarrolla la perseverancia, el logro de un determinado objetivo por parte del niño al pasar de un nivel a otro, hasta concluir el juego, lo estimula a continuar.

Ayuda a una mayor conciencia de las ventajas del esfuerzo.

Desarrolla la mayor tolerancia frente al fracaso, puede perder muchas veces, pero lo intentará una y otra vez hasta salir exitos.

Mejora la toma de decisiones, ya que el niño deberá elegir entre varias opciones sin dudarlo demasiad.

Favorece los reflejos.

Estimula la memoria y capacidad para retener conceptos numéricos e identificar colores y cambios.


¿Qué partes negativas se pueden encontrar?

Y como en todo existe la dualidad, enumeraré algunos puntos negativos de los videojuegos. Recordemos que los excesos son los que pueden marcar la diferencia.

La obsesión y adicción al videojuego puede ocasionar efectos en la salud mental del niño cuando su entorno gira alrededor del juego y ellos recurren a mentiras o artimañas para seguir jugando.

En exceso provoca crisis convulsivas en niños con antecedentes epilépticos, debido a los destellos y cambios de intensidad de los colores en la pantalla, se sobre-estimula el cerebro.

Abandonan sus tareas como deportes, lectura, contacto con sus amiguitos, provocando sedentarismo, aislamiento y individualismo psico-afectivo, pierden la noción de la realidad.

Síntomas de depresión y ansiedad debido al agotamiento y cansancio del sistema nervioso.

Bajo rendimiento escolar, ya que se ve afectada la capacidad de atención y muestra desinterés en sus actividades escolares.

Síndrome de abstinencia acompañado de comportamiento impulsivo y violento cuando se les priva de los videojuegos.

Ojos irritados.