Ciudad de México.- El Gobierno obligó ayer a los distribuidores de gas LP a bajar 10 por ciento sus precios al público, pues estas empresas no han reflejado beneficios a sus clientes pese a que importan el combustible a costos hasta tres veces más bajos de lo que pagaban a Pemex.

Desde abril pasado, cuando se abrió el mercado, Pemex ofreció descuentos de hasta 28 por ciento para retener a sus clientes, según la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP y Empresas Conexas (Amexgas).

Previo al anuncio, REFORMA confirmó que las empresas Regio Gas, Global Gas, Soni Gas, Garza Gas, Gas Nieto y Gas Metropolitano no habían disminuido sus precios al público a pesar de comprar mucho más barato.

Es por ello que la Secretaría de Economía redujo el precio máximo al público, que estaba vigente desde enero, en todo el País.

Por ejemplo, un tanque de 20 kilogramos, en la Ciudad de México costará 261.60 pesos. El litro de combustible, para tanques estacionarios, recibirán un descuento de 79 centavos.

Para Octavio Pérez, presidente de Amexgas, esta reducción interrumpe la competencia entre empresas.

REFORMA/Foto: CUARTOSCURO