Cd. de México.- Cinco personas fueron asesinadas y tres privadas de su libertad por integrantes de la delincuencia organizada en diferentes municipios de Guerrero.

En Chilapa, Municipio convulsionado por la inseguridad pública, tres hombres fueron encontrados muertos en el fondo de un pozo en la Colonia Nueva Orleans.

Personal de la Fiscalía General de Justicia acompañados por elementos del Ejército Mexicano y Policía estatal llegaron al lugar.

Los peritos forenses realizaron el levantamiento de los tres cadáveres que posteriormente fueron trasladados al Servicio Médico Forense (Semefo) en la capital de Guerrero.

Hasta la tarde de este miércoles, la Fiscalía General de Justicia, no ha informado las circunstancias que provocaron la muerte de estas tres personas en Chilapa, en donde, según organismos civiles, de enero a septiembre se han registrado 200 asesinatos que no han sido aclarados por las autoridades.

Mientras tanto, en Acapulco, un trabajador del Ayuntamiento municipal falleció luego de recibir un impacto de bala esta mañana, cuando se encontraba en sus actividades laborales en el bulevar Vicente Guerrero.

Aldo "N", director de Servicios Públicos, estaba frente al viejo Hotel Vacacional cuando recibió los disparos, y aunque fue internado en el Hospital General, falleció horas después de su ingreso.

Otro crimen ocurrió en el centro de la Ciudad de Iguala, entre las avenidas Manuel Doblado e Ignacio Manuel Altamirano.

En esta dirección de Iguala, un sujeto fue asesinado en la madrugada al recibir varios impactos de bala.

En otros asuntos de violencia, las autoridades estatales informaron que en los últimos dos días se han registrado la desaparición de dos adultos y un niño de 13 años de edad.

Según el reporte, Virginia Álvarez Flores declaró que su hijo de 13 años no regresó a casa después de haber salido de la escuela de la comunidad de Pachivia, en el Municipio de Ixcateopan de Cuauhtémoc.

En Taxco denunciaron otra desaparición, pues Alejandra de la Rosa explicó a las autoridades que su hijo, de 35 años de edad, Bernardo Rodríguez de la Rosa salió de su casa a bordo de su taxi a dejar un servicio al barrio del Campamento, pero nunca regresó.

La última desaparición, de Maribel Reyes Dionisio, de 34 años, la reportaron en la comunidad de Coacoyul, Municipio de José Azueta, mejor conocido como Zihuatanejo.

Se informó que la mujer acudió a una escuela primaria de esa localidad para verificar el desempeño escolar de su hijo, pero ya no regresó.

Lo familiares de la desaparecida dicen que nunca se había ausentado de esa manera, por lo que temen que le haya pasado algo.

Agencia Reforma