Beirut.- Al menos 37 personas murieron hoy por el disparo de cohetes por parte de grupos islámicos y bombardeos de aviones de guerra en las provincias Alepo e Idleb, en el noroeste de Siria, según medios de comunicación oficiales y activistas.

La agencia de noticias estatal siria, SANA, indicó que al menos ocho personas fallecieron y más de 80 resultaron heridas por ataques de "organizaciones terroristas" en barrios residenciales en Alepo.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó la cifra de víctimas mortales a 9 y agregó que hay decenas de heridos.

Los proyectiles impactaron en los distritos de Al Mirdian, Al Mashariqa, Al Mahata, Maysalun, Bustan al Zahra, Al Ismailiya, Suleimaniya, Al Yamilia y la plaza de Saadalá al Yaburi, entre otros, precisó la ONG.

Desde el amanecer, unos 300 proyectiles han sido lanzados por facciones armadas contra áreas en poder de las fuerzas gubernamentales en la urbe, señaló la fuente.

El Observatorio agregó que otras doce personas perdieron la vida por ataques de aviones de guerra en los barrios de Bab al Maqam y Al Kalasa, en Alepo, donde no descartó que el número de muertos aumente porque hay heridos graves y desaparecidos entre los escombros.

Por otro lado, al menos 14 personas perecieron, entre ellas un menor, un miembro de la Defensa Civil y un periodista, por bombardeos en el pueblo de Al Tarmanin, en el norte de Idleb.

El ataque aéreo se produjo en un mercado, ubicado cerca de la carretera que une Al Tarmanin con la localidad de Dara Aza.

El director del Observatorio, Rami Abderrahman, dijo a Efe por teléfono que el periodista muerto es Ibrahim al Omar, que trabajaba para la cadena de televisión catarí Al Yazira.

El canal ha asegurado que Al Omar perdió la vida por un bombardeo de aviones rusos en Idleb.

Por otro lado, el Observatorio añadió que otras tres personas fallecieron en un ataque similar en el pueblo de Ahsam, en la región de Yabal Zauya, también en Idleb.

Estos ataques coinciden con una prórroga de 72 horas de la tregua iniciada en el país el miércoles pasado, que más que una reducción de las hostilidades ha traído un aumento de las mismas.

EFE/Foto: EFE