Ciudad de México.- Ya han pasado varios años desde que Tarzán (Alexander Skarsgard) abandonó la jungla africana para llevar una vida aburguesada como John Clayton III, junto a su esposa Jane (Margot Robbie).

Sin embargo, su tranquila y aristocrática vida de hombre casado dará un giro cuando el Parlamento requiera sus servicios como embajador comercial y sea invitado a que vuelva de nuevo al Congo.

Pero, en realidad, todo forma parte de un plan siniestro ideado por el capitán belga Leon Rom (Christoph Waltz), quien, llevado por la avaricia y la venganza, quiere deshacerse de Clayton, sin imaginar lo que está a punto de desatar.

La historia creada por Edgar Rice Burroughs regresa hoy a la pantalla grande, con una nueva versión dirigida por David Yates (encargado de las cintas de Harry Potter las Reliquias de la Muerte, El Misterio del Príncipe y La Orden del Fénix).

Con La Leyenda de Tarzán, Skarsgard se une a otros intérpretes que se han puesto en la piel del mítico personaje, lo que para el actor resultó un sueño hecho realidad, pues siempre fue un gran fanático de Tarzán gracias a la influencia de su papá.

"Me atrajo el proyecto porque mi papá era y sigue siendo fan de Tarzán, él en Suecia veía todas las películas de los años 60 y esa fue mi introducción al personaje, viendo aquellas películas con mi papá en casa, desde entonces me encantó el personaje y me enamoré de ese mundo", declaró Skarsgard en entrevista.

Sin embargo, lo que le resultó aún más atractivo fue el giro que Adam Cozad, el guionista de la película, le dio a la historia que ha inspirado más de 24 novelas, decenas de películas, más de 30 series de dibujos animados y casi 500 cómics.

"Estaba muy emocionado, pero también muy nervioso, no sabía qué esperar. Abrí el guión en la página uno y teníamos a Tarzán, pero como John Clayton bebiendo té con el Primer Ministro de Inglaterra, era todo un caballero británico y me pareció un giro interesante.

"Es icónico y ha habido muchas historias, así que pensé '¿cuál sería la razón para volver a contar la historia?'. Creo que el giro es brillante porque es opuesto a la novela y a la mayoría de las películas que tratan sobre domar a la bestia".

Para Cozad, la historia tiene más valores que aportar independientemente del atractivo físico de su protagonista.

"Hay mucha aventura y acción en la película, mucho amor, la historia que estamos contando es muy positiva, te puede reconectar con tu pasado.

"Los temas que estamos exponiendo sí son familiares, pero también hay un romance muy poderoso entre Tarzán y Jane que a las mujeres les va a encantar. Jane, por ejemplo, es un personaje hermoso y Tarzán es un reflejo del poder".

El filme, que también cuenta con las actuaciones de Samuel L. Jackson y Jim Broadbent, costó alrededor de 180 millones de dólares y ha recaudado en EU hasta el momento sólo 57 millones, según Box Office Mojo.

ASÍ LO DIJO

"Soy un gran fan del personaje por mi padre, quien solía ver las películas en Suecia. Él fue quien me educó sobre Tarzán. Así es como me enamoré de ese mundo".

Alexander Skarsgard, actor

REFORMA/Foto: REFORMA