Ciudad de México.- Por ahora, Thurston Moore elige la calma. Hacerlo, sin embargo, no implica meter freno alguno a la distorsión, alentar el rasgueo o moderar el volumen: es una postura de oposición, con sus reglas.

"No quiero lanzar música enojada, pero (estos días) es más fácil hacerlo", sentencia el guitarrista fundador de Sonic Youth, la influyente banda neoyorquina que tendió el puente entre el movimiento vanguardista No Wave y lo que después llegaría a tildarse como "alt-rock".

Ante la "misión suicida" que es la administración de Donald Trump en Estados Unidos -así la llama-, elige otro tipo de lucha.

"De hecho, siento que no quiero darle ninguna energía a todo este espectáculo del horror. Entonces quiero escribir canciones que celebren de alguna forma algo que esté en completa oposición a eso, porque creo que hay honor en la oposición", explica.

A un mes de que su quinto álbum solista, Rock n Roll Consciousness, llegue a los estantes, ha venido a México como carta fuerte del festival Poesía en Voz Alta 2017, que arrancó anoche en Casa del Lago.

Trae otra faceta a través del proyecto editorial Ecstatic Peace Library ( Librería Paz Extática), a través del cual, junto a la editora Eva Prinz, su pareja, publica pequeños folletos de poesía y empeños editoriales disímiles que, de alguna forma, tienen sentido.

"Creo que hago discos de la misma forma en la que hago libros", estima.

El año pasado, Ecstatic Peace Library lanzó Musics, que reúne todos los números publicados de una fanzine londinense homónima sobre improvisación libre y músicas regionales marginadas. También las memorias escritas y visuales de Jorn "Necrobutcher" Stubberud, bajista original de Mayhem, la banda noruega de black metal cuyo vocalista se suicidó en 1991 y padeció el asesinato de uno de sus guitarristas a manos del líder de la banda rival, Burzum.

"Es tan sólo una manera de expresarnos a través de publicaciones, de la misma forma que tener una banda, supongo, es expresarse a través de la escritura de canciones", compara el intérprete.

Ambas facetas de Moore han quedado impresas en Stereo Sanctity, el libro que reúne buena parte de las letras que ha escrito desde los inicios de Sonic Youth y una selección de poemas inéditos.

"El Rock n Roll es poesía en fuego", escribe en el prólogo del libro, que toma su título de una canción del cuarto disco de Sonic Youth, Sister (1987).

"El fuego es la música", ahora completa.

Para su nuevo álbum, en el que vuelve a reclutar a James Sedwards, Debbie Googe y Steve Shelley, obtuvo inspiración en el tiempo que pasó en la Universidad Naropa con la poeta beat Anne Waldman.

"Hay tanta literatura budista ahí que, mientras leía sobre esta terminología de la conciencia budista, del karma, del dharma, estaba tratando de pensar dónde encuentro mi meditación y me dije: 'Es sólo en el Rock n' Roll. Ahí es donde la encuentro'", relata.

Las cinco canciones del disco, ninguna menor a los 8 minutos, llevan la marca de Moore en la distorsión, la reverberación y el rasgueo de guitarra que marcó a su época, pero con una ambición distinta.

"Estoy tratando de hacer música más expansiva en el contexto de la canción de rock, experimentando con la estructura", detalla.

Aunque en las sesiones se grabó también la canción de protesta Cease Fire (Alto al fuego), decidió dejarla afuera para redondear el disco. También escribió una canción punk tras las elecciones en su país llamada Mx. Liberty, que lanzará por separado.

"Saqué del disco las canciones más filosas, de protesta, porque quería que tuviera un aspecto más beatífico", reconoce.

El enojo aparece de pronto, pero Moore, por ahora, le cierra la puerta.

Desde los jardines de Casa del Lago, donde realizará una instalación sonora cada noche y ofrecerá hoy una lectura de poesía, al fundador de la extinta Sonic Youth, artífice de ruido y poesía, se le mira en completa y extática paz.

Reforma

Foto: Reforma