Los Ángeles Azules han enamorado al público en Estados Unidos.

El primer flechazo se dio el pasado 16 de septiembre, cuando se presentaron junto a Cañaveral y La Sonora Dinamita, en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, para tocar con la Orquesta Filarmónica de la ciudad.

El resultado, luego de abarrotar el lugar con 14 mil asistentes, fue una de las oportunidades más grandes en la carrera de cualquier músico: presentarse en el Festival de Coachella (13 y 20 de abril).

“Todo salió cuando nos llevaron al Hollywood Bowl. Nos decían que ese era un escenario sumamente importante porque ahí habían tocado Los Beatles, Michael Jackson, Paul McCartney, y que nunca imaginaron que estaría ahí un grupo de cumbi”, recordó Jorge Mejía, en entrevista.

El compositor de éxitos como “17 Años” y “El Listón de Tu Pelo” , al igual que el resto del grupo, integrado por sus hermanos, se sintió abrumado por dicha experiencia.

“Cuando llegamos vimos todos los cuadros de los artistas a nivel internacional que se han presentado en ese lugar. Luego, tras llenar la presentación, nos dieron nuestro cuadro y nos dijeron: ‘Muchachos, ahora son parte de la historia musical de Estados Unidos”, añadió Pepe Mejía, encargado de los timbales.

Y aunque se muestran un poco nerviosos con la tarea, Los Ángeles Azules están listos para enfrentarse al público hípster y melómano del evento.

“Con Coachella nos está pasando lo mismo que en el Vive Latino. Esa vez hubo muchas quejas y enojos de gente a la que no le parecía que fuéramos a tocar ahí”, recordó Pepe.

“Pero cuando empezamos a tocar ese día, se atascó de gente bailando con nosotros. A Coachella vamos con el mismo panorama: muchos están sorprendidos de que vayamos, y nosotros vamos a hacer lo que sabemos hacer”.

Ambas experiencias, la de tocar en el Hollywood Bowl y viajar al festival californiano, han aumentado el interés mundial por el grupo mexicano.

“Nuestra disquera nos está dando la noticia de que ya hay artistas que no tienen nada que ver con nuestro género, y son de otros países, que quieren hacer algo con nosotros y que están a nuestra disposición.

“No sabemos si de esto salga otro disco de duetos, pero con gente extranjera. Todo se va dando poco a poco. Creo que nos va a faltar vida para recorrer todos los lugares y hacer todas las cosas que se nos están dando últimamente”, añadió.

Sin embargo, aun con el éxito, el grupo mantie los pies en la tierra.

“Todos nosotros todavía vivimos en colonias no buenas, seguimos en Iztapalapa y hasta la fecha siempre me voy a comer quesadillas con la señora que tiene su puesto detrás de mi casa. Preferimos quedarnos en nuestra ignorancia y no ver la dimensión del grupo”.


Agencia Reforma