Desde que vi Cronos (1993), primer largo del cineasta tapatío (Guadalajara, 1964), presentí que sería una fuerza a reconocer. Sus 20 créditos incluyen series de TV, y videos, en las que él es autor, productor y director en su mayoría.

Su carrera se basa en una visión distinta, fantástica y gótica, con tantas cimas (El Espinazo del Diablo, Hellboy, El Laberinto del Fauno, La Cumbre Escarlata) como llanos (Mimic, su primer film norteamericano, Pacific Rim) y colaboraciones con gente como Peter Jackson, en el guión de El Hobbit: la Batalla de los 5 Ejércitos, pero en todos estampa su firma de visionario.

Él, a veces con colaboración, escribe sus propios guiones. En su trabajo más reciente que unifica a la crítica, sobre historia propia –que empieza a germinar 5 años atrás—él y Vanessa Taylor ya son singularizados en festivales como el prestigiado Venecia, que se lleva cuatro preseas, dos para el film (León de Oro a primer ligar, y el premio de la Unesco, él como director y Alexander Desplat, ese otro genio legendario, por su música).

La Forma del Agua se estrenó en circuitos selectos de los EU para competir por el Oscar, con estreno oficial internacional en enero 12. El Festival de Morelia reciente, lo homenajeó mostrándolo a un público adorador. Spielberg, James ´Avatar´ Cameron, Coppola, expresan su admiración por el trabajo de su colega (en Cronos, Del Toro agradece a Cameron, entre varios otros, y era apenas su film debut).

El film es una “fábula de otro mundo”, como le han llamado, que se ubica en la norteamérica de la Guerra Frìz alrededor de 1962. Elisa (Sally Hawkins) y su amiga Zelda (Octavia Spencer) son empleadas de aseo en un laboratorio de alta seguridad del gobierno, donde descubren un experimento secreto clasificado: una criatura acuática que habita los pantanos del Amazonas, con forma semihumana.

La vida aislada y triste de Elisa, que es muda pero no sorda, cambia radicalmente al entrar en contacto con el “monstruo” (Doug Jones, el Fauno del laberinto y regular de Del Toro) hacia quien surge de ella emociones extrañas y un sentimiento solidario de ser “diferentes”. Coestelarizan una ganadora Oscar, Octavia Spencer (Criadas y Amas), tres nominados (Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins) y Doug Jones.

Entre todos los reconocimientos que lleva el film, primero de un mexicano en ganar en Venecia, la Academia de Hollywood acaba de anunciarlo como candidato firme en categorías técnicas (Fauno ganó en tres de las 6 categorías nominadas: fotografía del mexicano Guillermo Navarro, Dirección Artística, y Maquillaje, compitiendo también como mejor film foráneo) como fotografía, efectos especiales y partitura.


Talavera Serdán

El Mundo de Córdoba