Guillermo del Toro tiene ganancias en sus películas extranjeras, pero por las que ha producido en México y Latinoamérica dice que no ha ganado ni medio dólar.

“En los 25 años de carrera que tengo, llevo 20 años produciendo en México y Latinoamérica con Bertha Navarro de manera continua y ni una vez en ninguna de las películas que he producido en español he cobrado un dólar.

“Lo que le digo a Bertha es que sería inmoral que yo cobrara por producir en México y Latinoamérica, así que agarra mi salario y mételo en la película, haz lo que quieras... y eso hace”, precisó en el Festival de Cine de Toronto.

El tapatío, de 52 años, conversó sin tapujos de su vida en Toronto, de cómo percibe a la clase política mexicana que felicita a connacionales con logros en el extranjero.

“No me gusta cuando me felicita (en redes sociales, Enrique Peña Nieto). No me gusta porque México es un país que ha tenido grandes personas de todo: atletas, artistas, científicos, filántropos, etcétera, pero no hay grandes políticos.

“¿Cómo es posible que no nazcan diez políticos que hagan lo que se tiene que hacer, que tengan esa vocación? Un atleta mexicano va y hace lo que tiene que hacer. Si tiene que correr los 100 metros, lo hace y lo consigue. Pero en la clase política está todo pervertido, hay un rollo para hacer todo lo contrario que deben. Me sorprende que no salgan políticos mexicanos capaces”, lamentó.

También externó su desaprobación por el trabajo del actual Presidente de México.

“Cuando me preguntas de Peña Nieto, lo cierto es que me parece absolutamente aterrado que en su función haga totalmente lo opuesto a lo que se supone que tiene que hacer”.

El director de El Laberinto del Fauno reprobó el enriquecimiento de la clase política y la falta de justicia.

“¿Cuánto es suficiente? Para mí, México es un país lleno de grande científicos, artistas, narradores, ¡todo! Es riqueza, pero ¿cuántas pinches casas necesitas en Houston, en Florida, cuántos coches? Se puede ser tan pobre que lo único que quieres es lana y cuando la tienes eres muy pobre”.


Agencia Reforma