Con Rogue One: A Star Wars Story el actor mexicano Diego Luna volvió a sus juegos de niño.

El próximo 16 de diciembre se estrena el nuevo episodio de la saga, en el que Luna participa por primera vez e interpreta al capitán Cassian Andor, oficial de la Alianza Rebelde.

El actor mexicano afirma haber disfrutado muchísimo este papel que le permitió concretizar sus sueños infantiles.

“Yo crecí con esas películas y es una sensación casi infantil de seguir jugando algo que jugaba de niño”, dijo en entrevista.

Contó que Star Wars no sólo es uno de sus primeros recuerdos como espectador sino también en sus deseos de actor.

“Mucho me formé como espectador con esas películas. Star Wars fue una de las primeras que yo decidí ver, que me volvieron loco y me hicieron empezar a jugar este juego de actor.

”Todos (los niños) salíamos del cine y agarrábamos un sable. Yo me identificaba un poquito con todos los personajes, aunque mi favorito siempre fue Han Solo“, comentó.

Para él, compartió, fue maravilloso participar en una producción tan importante.

”Fue una experiencia padrísima. Nunca había estado en una película de esa magnitud en términos de producción. Sin embargo, el trabajo con el director fue muy íntimo, y se nos olvidaba que estábamos en una producción de ese tamaño.

“Te das cuenta que al final las películas se hacen igual en todos lados. En películas como las nuestras la inventiva es nuestra gran herramienta. No tenemos esos valores de producción como los tiene Star Wars, pero son las historias y el punto de vista desde donde se cuentan las que nos defienden”, añadió.

Por otro lado, Diego aseguró que confía en que Donald Trump no ganará será elegido Presidente de EU. “Espero que la respuesta ante ese discurso de odio (de Donald Trump) será contundente (en las votaciones). Me frustra mucho ver todo el terreno que ha ganado ese discurso de odio y ese movimiento basado en la ignorancia“, externó.

 

II Reforma