Sorprendidos, pero muy emocionados, es como están Los Ángeles Azules por tocar en el Festival Coachella en su edición 2018, al que se reveló que asistirán para convertir el escenario de Indio, California, en una pista de baile.

El grupo está seguro de que logrará contagiar alegría entre los asistentes sin necesidad de compartir el mismo idioma, pues su música es un lenguaje universal, con una vibración que lleva a quienes los escuchan a moverse con la cumbia.

“Estamos muy nerviosos por la noticia. Cualquier grupo desearía estar ahí, pero mucha gente nos está poniendo en su preferencia. Los que se dedican a invitar vieron en nosotros el ritmo, no por nada nos invitaron.

“Vamos a hacer lo de siempre: que la gente salga contenta”, dijo en entrevista José Mejía, percusionista del grupo y uno de los seis hermanos Mejía Avante, quienes se enteraron apenas el martes de su inclusión en el cartel.

Y aunque aún deben organizar tiempos con los otros invitados, a José Mejía le gustaría llevar a Jay de la Cueva porque lo definió como “el chiquito pero picoso que prende al público”.

Los Ángeles Azules se presentarán los viernes 13 y 20 de abril, en el festival que encabezan The Weeknd, Beyoncé y Eminem.

Reforma