Los Red Hot Chili Peppers se cocieron al primer hervor.

En el primero de sus dos shows en el Palacio de los Deportes, la banda de California probó su maestría para cocinar platillos musicales y agasajar a su fanaticada con un banquete de rock y adrenalina.

Desde el principio, con “Around the World”, calentaron a la audiencia para llevarla hasta su máximo grado de cocción, baile, diversión y canto.

“Hola, México”, gritó Anthony Kiedis, vocalista del cuarteto, al terminar la primera rola y seguirse con los bocadillos preparados para la noche como “Snow” y “Scar Tissue”.

Fueron 21 mil almas las que llenaron el Domo de Cobre para degustar la presencia de los rockeros, que trajeron como escenografía una gran cascada de luces colgantes con movimiento, que se extendió desde el escenario hasta la mitad del recinto

“Muchas gracias, México. Es mucho amor por ustedes. We love this fucking country”, expresó Flea, mezclando inglés y español después de “Dark Necessities”.

“Gracias por recibirnos. Es fabuloso reencontrarnos y decirles lo mucho que los amamos”, añadió en su idioma.

Continuaron con “The Adventures of Rain Dance Maggie”, con las lámparas en púrpura y en movimiento, como si fueran una ola suspendida en el aire, y en la pantalla al fondo la imagen de Anthony, Flea y Chad Smith en la batería. Luego condimentaron el show con “Factory of Faith” y “Blood Sugar Sex Magik”.

Josh Klinghoffer, quien lleva casi ocho años con la agrupación, contribuyó en la receta con la guitarra y todos invitaron a Sony Bañuelos, presentado por Flea, a tocar “Go Robot”, quien además traía una playera del Chapulín Colorado.

El punto de ebullición entre el grupo y la audiencia llegó con “Californication”, que puso a brincotear a niños y adultos. Antes de “Tell Me Baby”, “Encore” y “Higher Grown”, tocaron un fragmento de “What Is Soul?”, de Funkadelic.

De las 21:16 horas a las 22:58, los Red Hot pusieron de cabeza a sus seguidores, con una dotación de platillos que incluyó un fragmento de “A Face in the Crowd”, de Tom Petty, cantado en su honor por Klinghoffer.

“Tenemos para dar amor a México, siempre”, expresó Kiedis

En el encore, transmitieron en pantalla fotografías de rescatistas en zonas siniestradas por el temblor, y los aplausos sonaron para la perrita Frida y la bandera nacional.

Tocaron “Goodbye Angels” y “Give It Away” para saciar el apetito feroz de la concurrencia y con el “muchas gracias, los amo, muy sincero, truly, truly”, de Flea, y un “Mexico City, los amo”, de Chad, dijeron adiós.


Agencia Reforma