John Mayer es el mejor amante que Katy Perry haya tenido, por encima de Orlando Bloom y DJ Diplo. Así los catalogó la propia cantante, durante un juego que sostuvo con James Corden desde su canal personal de YouTube.

Corden y Perry se divertían con el juego de responder una pregunta incómoda o comer un asqueroso platillo.

Cuando a Perry le tocaba comer un huevo de mil años de antigüedad, prefirió responder la pregunta: “¿quién ha sido el mejor amante de esos tres?”.

“Todos han sido grandes amantes y tendría sexo con ellos saliendo de esta conversación”, señaló.

Pero al final terminó aceptando el orden que le sugirió Corden: primero Mayer, luego Bloom y al final Diplo.

Perry realizó el fin de semana una transmisión en vivo desde YouTube para promover su nuevo disco, Witness, con varias actividades.

La última de ellas fue un concierto privado para mil fans en Los Ángeles.

La cantante se dejó ver en su casa, en su camerino, por todos lados, y compartió esos momentos con sus seguidores.

La cantante lució nerviosa cuando se preparaba para el concierto final de su experimento. Pero permitió a la cámara seguirla en su maquillaje y en su trayecto rumbo al lugar del concierto.

Cuando llegó, Perry saludó a los presentes, a algunos de ellos les dejó tomarse fotos con ella y hasta abrazó a unas niñas.

Ya en el escenario, agradeció a sus seguidores por ser testigos de esta aventura online.

“¿Tocamos algo? Qué gran día. Me encanta, creo que todos esperaban y veían al mismo tiempo”, dijo Perry antes de arrancar el show con “Chained To The Rhythm”.

Durante una hora, ofreció temas como “Teenage Dream”, donde se subió a las tribunas para cantar con la gente, “Fireworks”, “Power” y “Witness”, entre otras.


Agencia Reforma