Ciudad de México .- La diputada y actriz Carmen Salinas confesó en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula que regresó el bono navideño que le dieron en la Cámara.

Según ella, prefirió usar su propio dinero para donarle juguetes a niños en situación de calle.

Otra de las razones por las que decidió devolver el bono navideño fue porque no se siente a la altura de otros políticos que han dedicado toda su vida a trabajar por el pueblo.

Con el sueldo que le dan en la Cámara, Carmen afirmó que ha intentado ayudar a padres de camarógrafos de Televisa que tienen alguna urgencia médica, ha donado sillas de ruedas, bastones, lentes, aparatos auditivos, entre otros.

La diputada plurinominal del PRI es una de las próximas víctimas del tomatazo que Arne Aus Den Ruthen ha promocionado en las redes sociales.

La también actriz aseguró que tiene miedo antes las amenazas, pero no tiene ningún deseo de reunirse con él para hablar.

"Porque por la espalda fue que atacaron al señor licenciado César Camacho, por la espalda pueden atacar a cualquiera, más a una mujer como yo de edad.

"Si me quieren golpear lo van a hacer y me pueden hasta matar porque yo ya no puedo correr, lo pueden hacer de frente, por detrás", aseguró.

Salinas hasta se burló del nombre impronunciable del ex funcionario público, diciendo que en realidad se llama Armando del Roble Aguado.

"Si fuera albur lo diría de otro modo. Yo qué culpa tengo de que se apellide así y de que nos tenga odio a todas las mujeres por apellidarse así y que me esté asustando a la gente.

"No le dará pena ser tan misógino, yo qué daño le hago, qué le puedo hacer a él y a los chairos y a los bots que lo siguen a él", apuntó.

ASÍ LO DIJO

"Porque yo en mi otro trabajo como actriz gano mucho más que como diputada", aseguró".

Carmen Salinas, actriz y diputada.

Reforma