Nogales.- Habitantes de las comunidades La Sagrada Familia, La Rosa, El Nicho y Juquilita ubicados en la zona serrana alta de Nogales solicitan el abastecimiento del vital líquido, pues carecen de mantos acuíferos y tienen que apoyarse de uno ubicado en Mariano Escobedo.

Son cientos de familias de La Sagrada Familia y La Rosa por encontrarse en lo más alto de la montaña no tienen un servicio optimo de agua potable, y su abastecimiento lo hacen de un manantial ubicado en la localidad del Berro, municipio de Mariano Escobedo y que se encuentra dentro de un terreno particular.

Estas peticiones fueron dadas a conocer al Guillermo Mejía Peralta, quien en compañía de la sindico, Karla Mireya Sánchez; regidora primera, Gloria Bautista; regidor segundo, Cándido Romero Néstor y del regidor tercero, Blas Palestino Vilchis, arribaron a las comunidades de la zona serrana y alejada del municipio.

En el Nicho, los ciudadanos también expusieron la necesidad de contar con el abastecimiento de agua potable al alcalde y el regidor tercero encargado del ramo, Blas Palestino Vilchis, para que se realice un estudio y detectar los manantiales más cercanos, generar la infraestructura necesaria y no continuar con el problema de falta de agua.

Ante este grave problema, el coordinador municipal de Obras Públicas, Juan Felipe Sánchez Guzmán, se comprometió a regresar en 45 días para dar respuesta a los ciudadanos.

Y es que a la fecha los habitantes de Juquilita reciben el surtimiento del agua potable, gracias al propietario del manantial situado en la comunidad El Berro, vital líquido también llega por gravedad a las familias de este lugar; por lo anterior, se acordó un intercambio de apoyos.

De la misma manera, habitantes de la colonia Sagrada Familia, se reunieron con el alcalde, y solicitaron su apoyo para que esta comunidad sea reconocida oficialmente, y se comprometieron a se realizar los trámites ante un notario público y autoridades Estatales y Federales para obtener el registro.

Y es que al no contar con un registro, tampoco han logrado acceder al servicio de agua potable.



Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba