El presidente Enrique Peña Nieto, reconoció ayer que cometió un error en la compra de propiedades a contratistas del Gobierno, y pidió disculpas a la ciudadanía por la "gran indignación" que despertó en 2014 el caso de la llamada "Casa Blanca".

En el marco de la promulgación de las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), Peña Nieto admitió que la información difundida en noviembre de 2014 sobre la "Casa Blanca" causó una "gran indignación" en la ciudadanía y que esto originó la creación del SNA.

Peña Nieto, promulgó ayer las siete leyes que ponen en marcha el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), el cual fue presentado como el fruto de una activa participación de la sociedad civil y un esfuerzo para recuperar la "confianza" de los ciudadanos.

Estas normas establecen la creación de la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción, perfeccionan la descripción de conductas que dan lugar a responsabilidades administrativas y penales y dan a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) más capacidades para investigar a entidades públicas y a personas físicas y morales que reciban fondos públicos, entre otros aspectos.

El SNA estará integrado por siete instituciones: la ASF, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, la Secretaría de la Función Pública, la Fiscalía Anticorrupción, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), el Consejo de la Judicatura y el Comité Ciudadano.

En esta normativa se incluye la Ley General de Responsabilidades Administrativas, conocida como Ley 3de3.

Previo a la promulgación de leyes anticorrupción, Virgilio Andrade anunció su renuncia a la Función Pública para que nuevo titular sea debidamente nombrado y ratiticado por el Senado.

LEY 3DE3

II En resumen, la nueva Ley 3de3 quedó promulgada de la siguiente manera:

II Los funcionarios harán públicas sus declaraciones patrimoniales y de intereses, salvo los rubros que puedan afectar su vida privada.

II Podrán no declarar si perciben ingresos adicionales.

II Los vehículos y cuentas bancarias que poseen no se publicarán, a menos que así lo deseen, ni tampoco datos del cónyuge y dependientes económicos.

CONTRATO

II La presidencia informó ayer que Angélica Rivera canceló el contrato de compraventa de la Casa Blanca desde diciembre de 2014, un mes después de que se dio a conocer la compra de la propiedad, y desde entonces, dejó de tener posesión del inmueble.

II Agencias