Ciudad Mendoza.- En un 50 por ciento han caído las ventas de comerciantes en el municipio de Ciudad Mendoza a causa de la fluidez económica que impera en las familias; otros más, por la inseguridad, han cerrado sus negocios para sólo vender los días de plaza.

Esteban Cortés Bello, secretario general de la Unión de Comerciantes adherida a la CROM y que se ubican en la periferia aledaña mercado Morelos, destacó que las ventas ha bajado a la mitad, y se debe a la falta de dinero y trabajo en la zona.

Son alrededor de os 350 comerciantes los que representa, de giros principalmente comestibles como frutas y legumbres, así como venta de abarrotes que son de primer necesidad y de la canasta básica además de ropa, por mencionar.

La inseguridad y la falta de dinero en los hogares, está provocando el cierre de comercios, a la fecha han desistido de vender cuatro establecimientos por no tener para invertirle y otros más por las bajas ventas abren solo algunas ocasiones.

“Hay ocasiones que se compone más los días martes, pero lo que es sábado y domingo la venta ha bajado mucho”.

Dijo que todos se han visto afectados, a pesar de que venden barato y aunque la ganancia sea menor con tal de que llegue la gente, la situación económica que se vive es precaria.

Por lo que al cierre del año, esperan que la situación económica mejore y que el gobierno municipal entrante busque atraer industrias para reactivar la zona y no se deje perder más el predio de la ex fábrica; pues pese a la difícil situación lo único que está generando movimiento económico lentamente en Mendoza es el comercio.

“Siempre vienen las promesas y a la hora de la hora se olvidan de nosotros”, pues destacó que cada administración municipal les promete la mejora del mercado como un techo, el servicio de limpia pública para llevarse sus desechos, agua potable, veladores y demás que se han quedado en el olvido“, destacó.

“Nosotros pagamos con nuestros recursos todo, en nuestro caso tenemos un predio particular e independiente del Ayuntamiento, nosotros pusimos una rampa, drenaje, agua y servicios para depositar ahí nuestros residuos, por que no nos bajan de unos cochinas y por eso hemos invertido para echarle ganas”.




Lucy Rivas A.

El Mundo de Orizaba