Ciudad Mendoza.- Con motivo de las fiestas dedicadas a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, la imagen de la madre de Jesús en esa advocación fue entronizada de la iglesia de Santa Rosa de Lima hacia la iglesia del Santísimo Redentor.

Desde el pasado 27 de junio con una procesión de varios fieles católicos por la avenida Miguel Hidalgo, la virgen de Perpetuo Socorro fue llevada a una celebración eucarística que haría oficial su estadía en aquella parroquia.

En la misa presidida por el presbítero Bartolomé Moreno, se hizo hincapié en que el Perpetuo Socorro es la advocación mariana que más signos de una madre expresa: pues refleja a una madre dolorosa, fuerte y amorosa, y tal como lo dice su nombre, Ella perpetuamente socorre en las angustias, desesperaciones y temores, otorgando fuerza y amor, consuelo y esperanza.

Durante la celebración de las seis de la tarde, los fieles asistentes a la misa pidieron que les conceda el espíritu de entrega, como Ella lo tuvo siempre con su hijo, Ella, la Virgen María, está para ser permanentemente el socorro de los afligidos, comentó el sacerdote.

De esta manera, en esta misma celebración, a un grupo de jóvenes, hombres y mujeres, se les impuso el distintivo de la Juventud Mariana Redentorista, con el fin de servir y ayudar en las necesidades de los hermanos, tal y como es el sentido de toda vida cristiana.

“El que no vive para servir, no sirve para vivir”, les recordó el padre Bartolomé Moreno, párroco de este

templo al imponerles su

distintivo.

Por otra parte en Orizaba, al celebrar a la Virgen del Perpetuo Socorro, la celebración instó a los fieles a dejar en las manos de la Virgen María nuestras necesidades confiados en que ella nos asistirá ante cualquier circunstancia.


Jesé Isaí Cortés R.El Mundo de Orizaba