Río Blanco.- Sin darle el uso adecuado a puente peatonal, pues tanto alumnos, padres de familia, trabajadores del sector salud que acuden al Hospital Regional de Río Blanco y vecinos, prefieren pasar por debajo del puente elevado de Vicente Guerrero teniendo que cruzar la vía del ferrocarril y desafían el paso de los trailers que utilizar un paso seguro.

De lunes a viernes es cuando se observa el mayor flujo de personas transitar por debajo del puente elevado, sobre todo estudiantes de la secundaria Vicente Guerrero en sus dos turnos , así como de padres que con mochila en una mano y en la otra sus hijos atraviesan las vías.

Amas de casa y trabajadores por flojera de subir y bajar el puente, por lo que les resulta más fácil sortear autos y camiones.

Además de resaltar que por debajo del puente, una empresa de transporte pesado como los son tráileres hace maniobras, lo que hace el tramo más peligroso.

El uso de puentes peatonales es fundamental para la seguridad de todas las personas pese que el utilizarlo este para muchos es muy cansado, sin embargo, estos aseguran que el puente es complicado y demasiado alto por lo que no es óptimo para todas las personas, toda vez que son varios escalones los que hay que subir y lo consideran no ser tan seguro.

Es cansado para los que van a consulta en donde enfermos, en sillas de ruedas y hasta en muletas se les ve caminando desde la parada del camión que se ubica sobre la avenida principal hasta el hospital para ahorrarse unos pesos, y no pueden subir el puente por que no hay rampas.

Este sólo es utilizado cuando el tren atraviesa y aún cuando la empresa Constructora Marítima y Terrestre, que es contratada por la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) señaló que al ser una obra federal y ejecutada por el Estado tenia la indicación de cerrar los laterales del la vía del tren, fueron los vecinos los que se opusieron.

Para los que habitan en las colonias de los alrededores del Hospital Regional o podrían transitar por sus calles sin antes dar toda la vuelta hasta la salida de la pista en donde se encuentra el destacamento de la PFP.



LUCY RIVAS A./EL MUNDO DE ORIZABA