Ciudad Mendoza.- Alumnos de la escuela primaria Ferrer Guardia dejaron de estudiar en las dos aulas de la planta alta que resultaron afectadas tras el sismo del 19 de septiembre y pese a que se les dijo que el Ayuntamiento gestionaría aulas móviles, estas nunca llegaron, lo que obligó a los padres de familia y maestros a habilitar dos aulas en la planta baja que también están dañadas.

La señora Lizeth Morales, quien tiene a una de sus hijas estudiando en la primaria Ferrer Guardia, explicó que tras el sismo, tuvieron la visita de Protección Civil Municipal y el departamento de Obras Públicas del Ayuntamiento el 22 de septiembre y tras tomar como medida precautoria la decisión de que los alumnos no ingresaran a las aulas de Sexto “A” y “B”, para evitar algún accidente, las autoridades municipales mencionaron a los papás que les enviaría aulas móviles.

Sin embargo, estas no llegaron, lo que obligó a los maestros y alumnos a continuar con sus actividades educativas en el patio de su escuela bajo su domo, no obstante, más tarde fueron habilitados dos salones en la planta baja que desde hace más de tres años no se utilizaban debido a que tenían fracturas.

Pese a que las aulas de la planta baja también tenían daños, hoy en día los alumnos siguen tomando clases ahí, “sus aulas en la planta alta están fracturadas y las que ocupan ahora también están dañadas, pero como no vimos contestación de las autoridades se tomó la decisión de ubicarlos ahí; ante un sismo los niños pueden salir fácilmente al punto de reunión, en la planta alta además de estar dañadas sus aulas, estaba más lejos del punto de reunión”.

Morales comentó que por el momento los alumnos continuarán ahí tomando clases y las aulas de los sextos en la planta alta seguirán sin ser utilizadas, no obstante, buscarán un acercamiento cuando la nueva administración municipal asuma el cargo para exponerles la problemática, ya que las aulas que resultaron afectadas fueron construidas con recursos municipales, mismas que no tienen ni 10 años haberse edificado.

Los días pasan y las autoridades no han resuelto las necesidades de las escuelas, como la Enrique C. Rébsamen de La Cuesta donde los alumnos siguen tomando clases bajo carpas por los daños que ocasionó el sismo a las aulas.



Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba