Ciudad Mendoza.- Hoy cumplen los alumnos de la escuela primaria rural Enrique C. Rébsamen un mes de estar recibiendo clases en el patio de su escuela bajo carpas que fueron habilitadas como aulas ya que dos salones de este plantel sufrieron afectaciones tras los sismos de septiembre.

Fue durante el sismo del 7 de septiembre que en Ciudad Mendoza, la escuela Enrique C. Rébsamen en la comunidad indígena de La Cuesta sufrió hundimientos y presentó fracturas en los muros de las dos aulas que albergan al sexto “a” y “b”.

Como medida de seguridad se tomó la decisión de que esas dos aulas no fueran utilizadas y para evitar que los alumnos perdieran clases el DIF municipal prestó dos carpas que fueron colocadas en el patio para ahí continuar con sus actividades educativas.

El delegado de Educación Regional, Luis Antonio Garrido Castillejos, el alcalde

Reené Huerta Rodríguez y el encargado de Protección Civil regional, Luis Palma Déctor, visitaron el plantel y concluyeron que el dictamen final sobre si son o no seguras las aulas, lo dará Protección Civil estatal, también se dijo que se realizarían las gestiones para que la Secretaría de Educación en Veracruz enviará aulas móviles, que hasta la fecha no han llegado.

El director Eugenio Alcalá envío escritos para que mediante la vía institucional se agilizará la entrega del dictamen para saber si se demolían las aulas y reconstruidas o si únicamente necesitaban una reparación, los escritos también se enviaron con la intención de recibir de forma oportuna las aulas móviles para que los alumnos no pasaran mucho tiempo a la intemperie.

Al ver que no llegaban las aulas móviles, ni el dictamen final para saber el destino de las dos aulas afectadas, los docentes y padres tomaron algunas medidas para que en temporada de lluvia y frío los alumnos y maestras no contraigan enfermedades respiratorias, pues hay que destacar que en La Cuesta las temperaturas son extremas, al estar en la montaña.

Uno de los grupos comenzó a tomar clases en el turno vespertino, para no estudiar bajo la lluvia, ya que cuando llueve los alumnos deben cargar sus bancas y buscar resguardarse ya que las carpas tienen goteras, mientras que el otro grupo pudo por unos días ocupar un salón, no obstante, el salón se ocupó y el grupo de sexto continúa tomando clases bajo la carpa.

En una plática que se sostuvo con los alumnos que toman clases en la carpa, explicaron que no se pueden concentrar al estar en la carpa, además varios de ellos ya se han enfermado por estar expuestos al frío.

A pesar de todo lo que han vivido, los niños siguen entusiastas tomando clases y buscando cumplir sus sueños para algún día convertirse en doctores, maestros, abogados e incluso artistas.

El director indicó que hasta el momento no han recibido respuesta sobre cuándo llegarán las aulas móviles o el dictamen, e indicó que los padres le han manifestado que un mes es un tiempo considerable para que la Secretaría de Educación pudiera actuar, no obstante, los padres estarían analizando otras posibilidades para insistir, entre ellas, existe la posibilidad de que una comisión de papás viaje a Xalapa.



Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba