Ciudad Mendoza.- Sobre la avenida Miguel Hidalgo, cerca del mercado y de las tiendas más concurridas de centro de la esta ciudad, se pueden encontrar a más de 10 vendedores provenientes de Ixhuatlancillo, con temor algunos comentan que dejaron de lado los conflictos entre comerciantes de su municipio y las autoridades de Orizaba, pues debido a que su única fuente de ingresos es el comercio, se alejaron de los conflictos y buscaron otros puntos para llevar alimento a sus familias.

Vistiendo sus tradicionales trajes que los identifican como habitantes de aquel municipio, se encuentran vendiendo plantas de ornato principalmente, aunque los juguetes y peces de procedencia dudosa no faltan, pero lejos de la originalidad de su producto, ellos buscan realizar su actividad comercial sin temor a ser perseguidos.

Con temor comentan que siempre han enfrentado persecución por ejercer su actividad y pese a ello siempre están en busca de una ciudad o de un punto donde puedan vender de forma libre sus artículos, pues para muchos de ellos esto es el único factor que permiten llevar alimento y vertido a sus hogares.

Algunos deciden viajar a lugares más lejanos, sin embrago, encuentran que no obtienen mucha ganancia por el costo que implica pagar transporte público, comidas y demás gastos que van surgiendo durante el día, por ello han optado por viajar a ciudades no muy alejadas de sus viviendas, para también no dejar desprotegidos a sus hijos, padres o esposas.

Mujeres, hombres, niños y adultos mayores llegan hasta la avenida Miguel Hidalgo para ofrecer sus productos comentan que también buscaban ser beneficiados con algún espacio en el Mercado de la Altas Montañas o en otro punto en Orizaba, pero debido a los conflictos y para no descuidar su actividad comercial, la cual es su fuente de trabajo, desde un inicio se alejaron y buscaron su propio destino pese a ser perseguidos.

 

Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba