De los 178, 396 habitantes de la Zongolica y toda la zona serrana, cerca del 40 por ciento de la población en los alrededores de las cabeceras municipales y las zonas alejadas, no cuentan con el recurso suficiente para cubrir la necesidad básica de alimentación y quienes lograr cubrirla tienen una alimentación precaria, la cual consta de frijoles, tortillas y salsa, algunos manifiestan que comen únicamente dos o una vez al día, es la principal causa la falta de empleo.

El líder de la sierra y excandidato independiente, Julio Atenco Vidal, dijo que los proyectos productivos (invernaderos, producción de abono orgánico) que se han desarrollado en diferentes municipios, como Tehuipango y Mixtla de Altamirano han permitido de cierta forma que la economía de las familias en estos puntos mejore, sin embargo, no se han obtenido resultados para toda la comunidad ya que sólo algunas familias se benefician; los programas de apoyo, como Prospera, no permiten recuperar las capacidades productivas de las familias y no crean la cultura del emprendedurismo y la formación de trabajo.

Comentó que la producción agrícola de autoconsumo que se cosecha es factible durante dos mes, el resto del año tienen en qué emplearse, algunos buscan trabajo con los productores de muebles y buscan emplearse en la temporada del corte de caña y café obteniendo un salario entre los 60 y 120 pesos; si la persona no se emplea, llegan al extremo de no conseguir el recurso para la comida.

Apuntó que las personas que se encuentran en las zonas más altas de la sierra tienen más dificultades para lograr obtener una fuente de trabajo y por ende tienen más posibilidades de sufrir para conseguir recursos y alimentarse.

Celfa Méndez, de la organización “Mujeres Sumando Mujeres”, dijo que en las cabeceras municipales existe la posibilidad de conseguir empleo y cubrir la necesidad alimentaria; sin embrago, en los alrededores de las cabeceras también existe mucha pobreza debido a que las personas que están en las zonas altas buscan viajar a las cabeceras para encontrar un empleo, no obstante, se encuentran en condiciones de pobreza.

Resaltó que en encuestas realizadas a estos pobladores han destacado que únicamente comen dos o una vez al día y el alimento es básico e insuficiente, pues llegan a consumir lo que las tierra les permite producir, no simpre es una alimentación completa y suficiente.

Estas opiniones resaltan luego de que se diera a conocer que el 21.4 por ciento de la población de 30 ciudades de América Latina y el Caribe “se ha quedado sin dinero para alimento”, destacando que Xalapa, Veracruz tiene un porcentaje de 29.4 de personas que sufren esta condición, ocupando el quinto porcentaje más elevado entre las metrópolis analizadas, esto según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

II Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba