Río Blanco.- Momentos de reflexión vivieron más de un centenar de católicos al ser participes del Viacrucis viviente de la Pasión y Muerte de Jesús, que es organizado por el grupo Juvenil de Semana Santa.

Con mucha devoción religiosa y fervor que muestran los fieles católicos por la celebración de la Semana Santa, ayer los rioblanquenses tuvieron la oportunidad de vivir la Semana Mayor a través de diferentes representaciones artísticas, en las cuales se dramatizó la pasión y muerte de Jesús. Se trata de la representación del Viacrucis Viviente, una tradición en la unidad del Fovissste en Río Blanco la cual dio inicio en punto de las 9:00 horas de ayer.

A través del recorrido de 14 estaciones, partiendo de la Unidad Habitacional el Fovissste, pasando por Camino Nacional, los feligreses buscan lograr un verdadero arrepentimiento con Dios y mostrar a la sociedad que todos son capaces de cambiar a través de la palabra de Dios. Al llegar al campo ubicado enfrente de las ex bodegas de Bimbo, más de un centenar de personas participaron en la representación de la crucifixión Jesús.

Ataviado en una túnica blanca, con el cabello castaño que cae sobre sus hombros y una corona de espinas, el joven José Ángel dio vida al personaje más importante en su vida: Jesucristo. Desde hace siete años, el grupo Juvenil Semana Santa organiza el viacrucis viviente, más la gente de la comunidad que como cada año decide sumarse al recorrido, en el cual se busca hacer consciente a la comunidad de lo que representa la Pasión de Cristo y que haga pensar y reflexionar para que haya un cambio Jesús murió. Haciendo sentir a las personas que presenciaron la representación que no es una obra de teatro, sino entender y vivir lo que Jesús vivió y se propicie un cambio.

Lucy Rivas

El Mundo de Orizaba