Ciudad Mendoza.- Con apenas un año 10 meses, Vanessa, una niña diagnosticada con retinoblastoma bilateral, pudo sobrevivir a este padecimiento con la extracción de un ojo y la aplicación de una prótesis, que en coordinación con el sistema DIF municipal, ha podido seguir luchando contra el cáncer en los ojos.

El pasado lunes a la pequeña se le practicó la cirugía para colocarle la prótesis que requería y hoy su apariencia es la de una niña sana.

Vanessa es la tercera hija de un joven matrimonio que se dedica a la venta de braseros, todo transcurría normal cuando empezaron a notar que en unos de los ojos de la bebé se apreciaba unos circulitos blancos, a pesar de las constantes consultas los diagnósticos recibidos no fueron certeros hasta que la apariencia de sus ojos empezó a cambiar significativamente.

El sistema DIF de Mendoza, se hizo cargo de los gastos de traslado y del seguimiento médico del caso.

La pequeña fue enviada al Instituto Nacional de Pediatría (INP) de la Ciudad de México, pocos días después, cuando ella apenas alcanzaba los 11 meses de vida, empezó a recibir quimioterapias.

Pese a los intentos de los especialistas le tuvo que ser extirpado el ojo izquierdo, había que salvar el derecho.

Días después los médicos del INP, dijeron a la familia que Vanessa necesitaba de una prótesis urgente para cubrir el ojo extirpado y de esta manera evitar que su rostro empezara a desfigurarse.

El DIF supo de la necesidad de una prótesis con valor de 25 mil pesos, de éstos, la mitad fue cubierta por el voluntariado del hospital donde se atiende, los otros 11 mil faltantes había que cubrirlos a la brevedad.

Jesé Isaí Cortés R./El Mundo de Orizaba

Foto: La pequeña Vanessa ahora tiene una oportunidad de hacer una vida como cualquier pequeña de su edad.