Región.- Campesinos abandonan el campo por falta de recursos económicos para invertir, toda vez que para que una hectárea de maíz produzca necesitan entre 10 a 13 mil pesos, y ante la falta de estos, prefieren abandonar la siembra por que los recursos de dependencias federales tampoco hacen llegar los apoyos, reconoció Rubicela Romero Andrade titular de Grupos Vulnerables de la CNC.

Reconoció que existen programas por parte de gobierno federal que pueden aportar un apoyo al campo, pero ni el 10 por ciento destinan para este sector. Aunó que antes los campesino tenían apoyo como Procampo pero desde hace varios meses atrás se dejo de otorgar el beneficio.

Recordó que por medio de este programa los campesinos recibían un apoyo de mil pesos por hectárea, mientras el campesino invierte de 10 a 12 mil pesos; en fertilizantes, como urea y el negro uno de 350 y el otro de 400 pesos, lo que representan un gasto de hasta 3 mil pesos para fertilizar la tierra de una hectárea, más el trabajo de preparar la tierra y demás.

Además invierten en un bulto de semilla de maíz que cuesta 2 mil 900 pesos, se debe meter tractor o renta de yuntas para preparar la tierra, entre otros gastos.

Los campesinos invierten con el riesgo de que su producción se vea afectada por las inclemencias del tiempo y pierdan su inversión, algunos prefieren abandonar el campo o invertir para su consumo.

Son cada vez son más los campesinos que están abandonando el campo, por lo que confían en que se abran las ventanilla de los programas de Gobierno estatal para que la mayoría reciba un beneficio.

“Queremos que exista movilidad en el campo, por que esta zona es una de las menos beneficiadas, el cultivo principal es el maíz, cilantro, rábano y pareciera que para el Estado este no representa ser de gran beneficio como el café, cítrico o caña”, aunó.

Recalcó que la siembra en la zona es por temporada, y lo hacen en Maltrata, Acultzingo, Nogales, Mariano Escobedo y La Perla, pero pareciera que el estado no le da prioridad a la región y al campesino, pues solo dan apoyos a grandes productores y los demás los dejan en lista de espera.


LUCY RIVAS A.

EL MUNDO DE ORIZABA