Zongolica.- Para llegar a la escuela, estudiantes de la sierra tienen que caminar una hora si es que no tienen para pagar el transporte. De lo contrario deben desembolsar 20 pesos, aparte 5 o 10 pesos para comprar un jugo y una torta.

José Ofelio Jiménez, estudiante de cuarto semestre de bachillerato, ubicado en Xochitla mencionado que para llegar a la escuela se hace media hora en una camioneta rural, pero caminando una hora.

“Yo vivo en Cuahutilica, en camioneta es media hora, caminando 60 minutos, el taxi rural a veces cobra 8 o 10 pesos, representando un gasto para mis padres, porque mi mamá no trabaja, y mi papá es agricultor, aunque en ocasiones hace trabajos de carpintería”.

Explicó que por semana se gasta hasta cien pesos, lo que representa un gasto para sus padres, quienes hacen un sacrificio para poder mandarlo a estudiar, en el Cobaev, “me apoyan porque quieren que sea alguien en la vida, para tener un trabajo bueno”, dijo.

Hizo hincapié que por las condiciones económicas, su hermana mayor no tuvo la oportunidad de estudiar como ahora la tiene él, destacó que se siente afortunado de poder estudiar y tener unos papás que lo ayudan para que cumpla su sueño de estudiar una carrera.

Por otra parte María Antonia Hernández Temoxtle, de Cuahutilica, indicó que ella también se hace media hora para llegar a la escuela, pero que a ella le cobra el pasaje 5 pesos.

Lamentó que no haya universidades cerca, puesto que para llegar al Instituto Tecnológico Superior de Zongolica (ITSZ) tiene que transbordar, “tenemos sueños de ser alguien en la vida tener una profesión, pero la falta de recursos económicos nos detiene”, dijo. Hizo hincapié que después del bachillerato, va a trabajar los fines de semana para cumplir su sueño de estudiar la universidad, en su caso dijo que ella gasta 50 pesos en pasaje, y que sus padres trabajan para que ella pueda ser alguien en la vida. Asimismo Marina Gálvez, de la localidad de Apanga señaló que ella llega en 20 minutos a la escuela y que el pasaje le cobra 5 pesos.


TERESA HERNÁNDEZ

EL MUNDO DE ORIZABA