Zongolica.- Habitantes de San Gerónimo Tonacalco aseguran que a consecuencia de las lluvias han caído piedras en camino, obstruyendo el paso de los camiones, aunado a que hace 20 días cayó una roca de varias toneladas.

Los pobladores afirmaron que esa situación les preocupa, ya que se puede desgajar parte del cerro y lastimar a las personas que caminan por esa vía de comunicación, recordaron que después de que cayó la piedra intentaron quitarlas pero por el peso les fue imposible, situación que los obligó a acudir a la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) les ayude a retirarla, pues ni camiones de pasaje ni de carga pueden pasar.

Uno de los habitantes de nombre Pedro Juan Chimalhua dio a conocer, que las lluvias han sido intensas en la región serrana, lo que ha provocado el reblandecimiento de las tierras y que se desprendiera esa enorme roca al igual que el lodo. Hizo hincapié que durante esta época del año, se suscitan intensas lluvias en toda la zona serrana, aunque en hay lugares son más vulnerables que otros por la ubicación, donde hay deslaves de material pétreo y lodoso sobre caminos y a veces hasta sobre viviendas.

Recordó que a finales de mayo una roca de aproximadamente 20 toneladas cayó a la mitad del camino hacia San Gerónimo Tonacalco, sin que por fortuna en esos momentos hubiera nadie transitando, pero que les preocupa que pueda ocurrir un accidente por el desprendimiento de tierra o rocas. Además de los pobladores de esa localidad, dijo, también se ven afectados por esa situación habitantes de Zacatal Grande, ya que usan el mismo camino para acceder a su comunidad.

De igual forma indicaron que ante el derrumbe de la piedra, hicieron llegar un oficio a la autoridad municipal, y esperan también que la SIOP les apoye, pues se requiere de maquinaria para poder mover la pesada roca y así quede el camino libre para las unidades de gran tonelaje, ya que actualmente, a partir de ahí se tiene que ingresar caminando.

Sin embargo, como es muy grande y no existe maquinaria en el municipio para atender ese tipo de emergencia, aún continúa la roca, pero si se mueve se corre el riesgo de que sea más el daño que ocasione, que estando en el camino.


Teresa Hernández

El Mundo de Orizaba