II LUCY RIVAS A.

EL MUNDO DE ORIZABA


Región.- De acuerdo a cifras de la recaudación del año anterior, existe aproximadamente un rezago del 40 y 45 por ciento del pago del impuesto predial en los municipios de Río Blanco y Nogales de morosidad.

En Río Blanco, en el 2016 alcanzaron el 60 por por ciento de recaudación, lo que representó poco mas de 4 millones de pesos, quedando un 40 por ciento de morosidad, aseguró la alcaldesa María de los Ángeles Martínez.

“Tenemos predios que están abandonados, y hemos estado checando los casos, visitado, notificando pero nos dicen que no van a pagar, por lo que hemos iniciado procesos legales, y el último es el embargo o remate, y hay tres casas que desde el año pasado están en remate”, aseguró.

Recalcó que han buscado el acercamiento con las familias y se niegan, “desafían y nos dicen si la van a rematar, rematela, y no dan alternativa; quien se acerca con nosotros y nos dicen o tengo dinero y hace convenio se les apoya, y para definir el monto a aportar se les hace un estudio socioeconómico a través del DIF y se les apoya.

Es de señalar que la tesorería de Nogales tiene reportado un padrón catastral en urbano 10 mil 330, suburbano 3 mil 443, rústico mil 805 que da como total 15 mil 578 predios, con una recaudación de más de 5 millones de pesos, cobrando a poco más de 8 mil 300 predios siendo la mayoría de la zona urbana.

Por lo que son estos dos primeros meses del año, los que tienen los ayuntamientos para recaudar y tener una entrada de efectivo, mismo que señalan es destinado para realizar obras municipales.

El principal motivo por el que la gente no paga el predial, es por la difícil situación económica por la que a atraviesan las familias de la región, y lo poco que obtienen es para cubrir las necesidades básicas tales como la alimentación, una vivienda y vestido.

Y pese, a que ayuntamientos han aplicado diferentes estrategias para la recaudación del recurso, tales como el embargo de bienes, el remate de los mismos, programas del 20 y 50 descuento, en estos primeros días o han logrado obtener buena respuesta, y las autoridades municipales confían que después de la quincena se regularicen.