Ciudad de México.- El gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares hizo un enérgico llamado al Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para que intervenga en Veracruz y ponga un alto al todavía gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien solo se preocupa por blindar su salida del aparato estatal en noviembre y deja un estado en quiebra y a punto de un grave conflicto social.

Mediante un desplegado publicado a nivel nacional, Yunes Linares menciona que el paquete legislativo que Duarte de Ochoa ha turnado al Congreso del Estado solo busca impunidad para él y sus cómplices, pero además destruir las finanzas públicas y provocar una crisis social y financiera aún más severa de la que ya se vive.

El documento precisa que los veracruzanos no permitirán que Duarte de Ochoa destruya Veracruz antes de entregar el gobierno, ya que las decisiones que ha tomado en los últimos días agravan aún más la “terrible situación que se vive en el estado” y en donde el riesgo de un grave conflicto social “es inminente”.

“Hoy cuando enfrentamos la más terrible ola de violencia, de desempleo, de quiebra en las finanzas públicas, Duarte se ocupa solo de blindar su salida y terminar de destruir las finanzas del estado”.

Y a continuación menciona cuáles son algunas de esas acciones: “Como usted sabe, sólo la Auditoría Superior de la Federación ha detectado y denunciado desviación de recursos provenientes de fondos federales en el Gobierno de Veracruz por más de 50 mil millones de pesos. Es el gobierno estatal más corrupto entre todos. Falta aún revisar los recursos estatales ejercidos durante todo el sexenio”.

Por ello señala que Duarte de Ochoa ha turnado al Congreso del Estado un paquete legislativo que busca la impunidad para él “y sus cómplices”, como lo es el nombramiento de un “incondicional” como fiscal para combatir la corrupción, inamovible por cinco años.

Además el nombramiento de tres magistrados de una “Sala Especializada para combatir la corrupción” a partir DE UNA SOLA TERNA, propuesta por el propio Gobernador, inamovibles por diez años.

También la permanencia del actual Contralor del estado.

Así como: Negativa a entregar la Cuenta Pública 2015 y reforma constitucional para adelantar la fecha de aprobación de la misma, de tal forma que sea la actual Legislatura de mayoría priista la que revise y no la siguiente legislatura, que será de integración plural.

Además de: Negativa a proporcionar información al Gobernador Electo para iniciar la elaboración del Plan Veracruzano de Desarrollo, que debe aprobarse por la nueva Legislatura en noviembre.

En cuanto a las reformas que Duarte de Ochoa pretende que sean aprobadas por el Congreso del Estado, Yunes Linares menciona que este paquete solo busca terminar de destruir las finanzas públicas y provocar una crisis social y financiera aún más severa.

Entre dichas iniciativas están: Incrementar mediante Reforma Constitucional el presupuesto de diversas instituciones públicas con cifras absolutamente imposibles de cubrir por el próximo gobierno, al que se entregará un Veracruz en bancarrota.

Además: BASIFICAR A TODOS LOS TRABAJADORES DEL ESTADO A PARTIR DEL SUBDIRECTOR, lo que implicaría un incremento imposible de cubrir en términos de sueldos y prestaciones y mantendría en la nómina a decenas de miles de “aviadores”.

Exentar el pago de impuestos, disminuyendo las posibilidades de recaudación del gobierno entrante.

Y: Negarse a entregar la Cuenta Pública 2015 al Congreso del Estado, lo que provocó que el pasado 17 de junio la calificadora HR Ratings bajara la calificación de la deuda de Veracruz y señalara la posibilidad de incremento de tasas de interés y vencimientos anticipados, lo que representaría una afectación irreparable a las finanzas públicas de los veracruzanos.

Finalmente, Yunes Linares hace un exhorto: “Señor Presidente, Veracruz debe estar por encima del PRI y de los intereses de la banda corrupta que nos gobernó durante los últimos años. El rechazo social a las anteriores acciones es creciente.

“Cuando usted recibió el Gobierno Federal de manos de un gobierno emanado de otro partido político el periodo de transición se caracterizó por la responsabilidad y el respeto a la vida institucional.

“Javier Duarte ha tomado la decisión de orillar a Veracruz al precipicio, provocando una reacción de la sociedad que puede salirse de las vías institucionales. Es por ello que solicito su intervención urgente.

“Su gobierno no puede, no debe encubrir a quienes llevaron a Veracruz a la crisis social más grave de su historia como consecuencia de una corrupción que brota por todos lados y que se debe sancionar severamente, tanto en el orden federal como en el local.

“La exigencia de los veracruzanos de sancionar a quienes saquearon las arcas públicas –y devuelvan los recursos robados- es creciente.

“Hay que escuchar la voz popular. No se nieguen a hacerlo, impidan las últimas acciones que Javier Duarte pretende llevara a cabo contra los intereses superiores de Veracruz”.

Agencia AVC