Ciudad de México.- Si el 22 de agosto alguna de las escuelas del País no es abierta para el inicio de clases, el Gobierno deberá incluso recurrir al uso de la fuerza pública, consideró la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

"En caso de impedirse por cualquier grupo que una escuela, cualquiera de ellas, pueda iniciar labores, aquí tiene que imponerse incluso la fuerza pública", señaló Gustavo de Hoyos, presidente nacional de la Coparmex, previo a su participación en el primer Foro Empresarial Anticorrupción.

Dijo que la iniciativa privada espera que el Gobierno federal haga honor a su compromiso para que el próximo lunes no haya una sola escuela cerrada en el País.

Aseguró que aunque las afectaciones en la economía son graves por el conflicto de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), no puede permitirse que el daño alcance al derecho de los niños y jóvenes de recibir educación.

Sobre la queja presentada ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), explicó que aún no hay respuesta, lo cual debió ocurrir ya, pues hay poco tiempo ante el próximo regreso a clases.

Reforma