Ciudad de México.- En materia de ópera, el INBA quedó a deberle a las entidades federativas.

A Tamaulipas y Durango le adeuda producciones comprometidas mediante el programa Ópera en los Estados, creado hace tres años por Ramón Vargas para hacer "la provincia operística mexicana" y suspendido por falta de presupuesto.

Durango asumió el montaje de Atzimba en 2013, con un costo de 4 millones de pesos; a cambio recibiría tres títulos más, según Víctor Hugo Galván, director del Festival Revueltas, donde se presentarían. Sólo vio una función de Rigoletto.

Durante 2014 y 2015, el INBA ya no envió al Estado producción alguna. La entidad, por cuenta propia, produjo una Bohème para no quedarse sin ópera en el encuentro escénico.

Galván viajó a la CDMX el 4 de julio. "Dijimos: lo que tenemos que hacer es recuperar el convenio y tratar de que se cumpla", dice. Obtuvo de Jesús Suaste, coordinador del programa, el compromiso de presentar en octubre, en el festival, El elíxir de amor. El INBA aportará 700 mil pesos en especie y Durango desembolsará otros 400 mil pesos. Pero aún queda pendiente un título y el 15 de septiembre hay cambio de Gobierno.

Tamaulipas aseguró el derecho a dos producciones al aportar una cuota de 250 mil pesos, según el esquema propuesto por el Instituto. Sólo presentó dos funciones de Carmen en 2014, en Ciudad Victoria y Tampico. No recibió nada en 2015. La actual administración se va el 30 de septiembre y queda en el aire la producción faltante.

"Ya responderán las políticas culturales del Gobierno entrante si se hace o no se hace", dice Elín López León de la Barra, directora de Desarrollo y Difusión Cultural, quien admite que hay negociaciones pero no acuerdos.

Coahuila y Morelos no producirán ópera en 2016. "Por lo mismo: la falta de recursos", explica Francisco Rivera, gerente de operación de la Camerata de Coahuila; lo atribuye a la situación del programa y a la reducción de aportaciones federales.

Presentaron Rigoletto en 2013, adquirida por el INBA al Teatro del Bicentenario de León para hacerla circular, y una Carmen prestada por Morelos en 2014. La Tosca que buscaban para 2015 con el programa no se concretó. Se conformarán este año con una versión concertante de El barbero de Sevilla. Con menos de un millón 400 mil pesos, aclara, no es posible levantar una producción.

La Ópera de Morelos, dirigida por el propio Suaste, presentó en 2015 su última producción: El elíxir de amor. "Los dineros han sido recortados, no hemos podido hacer y no podremos hacer ópera", dice el subdirector, Alejandro Vigo.

La compañía empezó con paso vigoroso en 2010: tres títulos por año, o cuando menos dos. Así estrenó La rondine y llevó El empresario a Tepoztlán y Cuautla. Corrió con el costo de sus producciones hasta que surgió el programa, con el que montaron Atzimba, La bohème y El elíxir... Luego vino el frenón. Una producción sencilla no implica menos de un millón 700 mil pesos, pero un título como La rondine se acerca a los 3 millones. Y este año el Gobierno estatal no ha aportado recursos.

Con el programa, Michoacán ofreció dos funciones de Carmen en 2014. El título se inscribió dentro de una iniciativa mayor, el Primer Festival Internacional de Ópera de Michoacán, que incluyó el rescate de La leyenda de Rudel de Ricardo Castro, bajo impulso del entonces titular de sinfónica del Estado, Miguel Salmon del Real, con recursos etiquetados. En 2015, ya no hubo festival ni presupuesto.

"Ópera en los Estados me parecía una iniciativa excelente", dice Salmon del Real.

Mediante el programa, las entidades tenían acceso a producciones del INBA cubriendo contrataciones de elencos, traslados y hospedaje. Con costo al Instituto iban el pago de creativos, equipo de producción y algunos elencos.

Luis Esteban Murguía, director de Producción Artística y Difusión Cultural de la Secretaría de Cultura de Michoacán, dice que seguirán haciendo ópera, pero no da detalles.

La suspensión del programa fue hecha pública en junio por el subdirector del INBA, Sergio Ramírez Cárdenas, pero en realidad dejó de operar a finales de 2015, informa el Instituto a través de una solicitud del INAI. Se decidió "priorizar" las producciones en el Palacio de Bellas Artes.

"Desde su creación, (el programa) ha carecido de una asignación presupuestal específica y estructura administrativa", detalla el INBA.

Presentó cinco óperas con 18 funciones en Coahuila, Durango, Tamaulipas, Morelos y Michoacán. Morelos, el Estado de Suaste, concentró ocho fechas de tres óperas. En contraste, Michoacán y Tamaulipas, por ejemplo, solo dos de un solo título.

El programa significó para el INBA un desembolso total de 6.4 millones de pesos, que ahora ya no está en posibilidad de asumir. Con 2.8 millones compraron el Rigoletto del Teatro del Bicentenario de León, título que inauguró Ópera en los Estados.

Al cierre de esta edición, el subdirector del INBA no había dado respuesta a una solicitud de entrevista. Suaste declinó hablar del programa.

REFORMA/Foto archivo: REFORMA