Monterrey, NL .-En cuestiones agroalimentarias, Estados Unidos no la tiene tan fácil para cancelar al TLC, pues México es el tercer principal mercado del valor total de sus exportaciones.

De acuerdo con un análisis del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), con base en cifras del 2016 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, México le compró a ese país 17 mil 661 millones de dólares de productos agropecuarios, alcanzando una participación del 13.6 por ciento del total de las agroexportaciones estadounidenses.

El primer lugar lo ocupa China con 21 mil 412 millones de dólares y el 15.87 por ciento de participación, seguida de Canadá con 20 mil 242 millones y el 15.01 por ciento.

Además, sólo en 9 productos agroalimentarios que exporta Estados Unidos a todo el mundo, la participación de México en el valor de esas ventas oscila entre el 11 y el 50 por ciento.

Por ejemplo, en grasas animales México le compra el 50 por ciento de lo que exporta, 240 millones de dólares; de fructosa el 42, 620.7 millones; de maíz amarillo el 26, 2 mil 578 millones; de lácteos y derivados también el 26, mil 218 millones; de carne de pollo el 24, 974.3 millones, y de carne de cerdo el 23 por ciento, mil 335 millones.

Bosco de la Vega, presidente del CNA, destacó también la dependencia que tiene Estados Unidos en materia de hortalizas frutas.

En el caso de las primeras, refirió que México participa con casi el 70 por ciento de las importaciones que hace ese país, mientras que las frutas han escalado de un 18.3 por ciento en 1994 a un 53.6 en el 2016.

"Nosotros lo que les mandamos ellos no lo pueden sustituir, que son las hortalizas y frutas; perderían más ellos", indicó en entrevista, el jueves de la semana pasada.

"Y quién va a perder más es el consumidor (estadounidense) con los aranceles que va haber, en caso de que se cancele el Tratado".

De acuerdo con De la Vega, en caso de que se cancele el Tratado, el plan B serían las cuotas de la OMC.

"Las exportaciones alimentarias estadounidenses tendrían que pagar en promedio un 12 por ciento y nosotros un 6 por ciento, no les conviene".

Reforma