Ciudad de México.- El Polyforum Cultural Siqueiros parece haber encontrado por fin un modelo que garantice su preservación a largo plazo, con capital privado y el aval de las autoridades. La familia Suárez, dueña del recinto, podrá construir una torre de usos mixtos en el predio.

Con la obra del muralista como testigo, se firmó ayer la creación de un fideicomiso, con vigencia de 100 años, de donde se obtendrán los recursos para la restauración y operación.

Los primeros 30 millones de pesos del fideicomiso serán aportados por la familia Suárez, y de las ganancias que esperan obtener por la renta de la Torre Siqueiros, que contempla área de oficinas y un hotel, destinarán 12 millones de pesos al año para el mantenimiento del Polyforum.

Forman parte del comité técnico que administrará los fondos, el INBA, del Gobierno de la CDMX, la Secretaría de Cultura y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda; de la UNAM, el Instituto de Investigaciones Estéticas, la Coordinación de Difusión Cultural y la Facultad de Ingeniería.

Eduardo Vázquez, Secretario de Cultura capitalino, dijo que la familia Suárez estuvo buscando durante una década opciones para financiar la restauración del recinto que presenta daños, más severos en su exterior.

En 2014, existió un proyecto que proponía mover el Polyforum dentro del mismo predio para construir un edificio de usos mixtos, pero tras la oposición generada, el Gobierno de la CDMX utilizó por primera vez una figura jurídica para frenar la iniciativa al declararlo Patrimonio Cultural Urbano.

"Ante una polémica acerca de una restauración que no causa consenso, hay una intervención del Gobierno. ¿Qué es lo que hace esa intervención? Obliga a todas las partes a trabajar juntas", expresó el Secretario al destacar el resultado positivo del nuevo instrumento.

El dueño del Polyforum, Alfredo Suárez Ruiz, reconoció que el proyecto de 2014 fue la base para la Torre Siqueiros, diseño de su hijo, el arquitecto Esteban Suárez.

"Ya no se mueve, ya no se tapa, se protege más al Polyforum", subrayó Suárez Ruiz.

La torre tendrá 48 pisos, pero ocupará sólo el 15 por ciento del terreno. El diseño incluye unas gradas públicas que permitirán admirar los murales de la zona Norte, actualmente semiocultos. También tendrá una pendiente, que permite reflejar el techo del Polyforum en sus paneles.

En la cara que da hacia el Viaducto, explicó Suárez Ruiz, el edificio recreará la firma del artista y las características manos al centro del mural La marcha de la humanidad, creados con celosías.

El Polyforum recuperará su vocación cultural. Seguirá albergando el Teatro Isabelino, que ya funciona en el sótano del recinto, y abrirá como museo de sitio.

Suárez Ruiz dijo que con el anuncio inician oficialmente los trabajos de restauración y la construcción de la Torre Siqueiros. Los primeros llevarán unos dos años, y para el edificio estiman tres.

ASÍ LO DIJERON

"Desde hace 30 años, he restaurado los murales con mis propios recursos, pero había que encontrar una solución a largo plazo".

Alfredo Suárez Ruiz, heredero del espacio.

"Gran parte de las personas que se oponían al proyecto ni siquiera vivían en la zona, estaban buscando sacar provecho político, pues eran época electorales".

Omar García

Comité Ciudadano de la Colonia Nápoles.

"El proyecto arquitectónico es hermoso. Va a cambiar la visión del lugar, va a ser más agradable para visitar y además va a proteger el techo del mural. Además va a ser el único museo de Siqueiros, un museo de sitio. A Siqueiros le hubiera encantado".

Irene Herner, experta en Siqueiros.

Reforma