Ciudad de México .- La Procuraduría General de la República (PGR) reconoció que enfrenta problemas de corrupción, rezago y contratación de personal a modo.

En un informe enviado al Senado, la institución reportó que, en sólo 10 meses, removió a 135 funcionarios públicos por casos de corrupción.

Según el documento, entre las conductas irregulares más frecuentes se encuentran las extorsiones, el tortuguismo, abuso de autoridad, cateos y retenciones ilegales, omisión de diligencias e integraciones indebidas de averiguaciones previas.

"La corrupción y las malas prácticas al interior de la institución derivan de las deficiencias en la arquitectura institucional", refiere.

La PGR detalló a los senadores que, entre septiembre de 2015 y junio de 2016, recibió un total de 3 mil 165 quejas y denuncias en contra de sus funcionarios, por presuntas irregularidades.

Ese total derivó en 405 visitas administrativas y 94 penales, tras las cuales se iniciaron 459 averiguaciones previas y 835 fueron determinadas.

Finalmente, se libraron 97 órdenes de aprehensión, de las cuales sólo 66 fueron cumplimentadas.

En el documento, la institución reconoce que el 59 por ciento de la población considera a la PGR como "una institución corrupta", de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2016.

Por otro lado, también se advierte que la tercera parte de los agentes del ministerio públicos son contratados por la Procuraduría a través de "designaciones especiales" y que se favorece un perfil de funcionarios que no demanda tener habilidades que son indispensables para su desempeño.

Según el informe, el rezago detectado por la PGR en sólo dos años es del 65.54 por ciento.

Entre 2014 y 2016, la institución inició más de 63 mil carpetas de investigación, de las cuales, 41 mil están pendientes de determinación.

Además, de las que si fueron procesadas, más de 8 mil 300 derivaron en el no ejercicio de acción penal.

Los datos forman parte de un diagnóstico sobre la aplicación del nuevo sistema de justicia penal.

Reforma