Guanajuato, Guanajuato.- Ejidatarios de la comunidad Caleras de Ameche son amenazados para que vendan predios al Gobierno de Guanajuato en beneficio de la instalación de la empresa automotriz Toyota.

Lo anterior fue denunciado por el líder del consejo nacional de la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC), Miguel Luna Hernández.

El dirigente agrario destacó que la Administración estatal, encabezada por el panista Miguel Márquez Márquez, no solamente adquirirá 607 hectáreas para la empresa, sino una superficie mayor para la instalación de compañías proveedoras de Toyota.

Actualmente de las 607 hectáreas para la automotriz, 217.67 se encuentran en proceso de compra o expropiación, según un informe presentado por la Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable al Congreso local.

"Lanzan amenazas a los ejidatarios, que si no venden los van a desaparecer, hay una presión intensa por parte de personas que pudieran ser del Gobierno del Estado o de alguna empresa intermediaria", acusó Luna Hernández.

El también ex diputado federal advirtió que los ejidatarios se han organizado para realizar acciones de resistencia civil en caso de que quieran expropiar las tierras de aquellos que no desean vender.

"Nos estamos organizando y vecinos (del ejido) nos estarán apoyando, y se ha planteado que vamos a cerrar la autopista León-Querétaro de continuar las presiones y amagos.

"Si el Gobierno quiere pleito, lo va a tener; nosotros queremos transparencia y se pague a un precio justo las tierras, que no hagan dinero para empresas privadas y afecten a los ejidatarios", aseguró.

Luna Hernández condenó que la empresa JAOS & SGB adquiriera bajo engaño 260 hectáreas de terreno del ejido Caleras de Ameche, pagando 260 millones de pesos y vendiendo posteriormente a sobreprecio, 463 millones de pesos, al Gobierno del Estado.

Entre los socios de la compañía figuran ex funcionarios de la Procuraduría Agraria, José Antonio Ortega Serrano y Santiago Germán Bordes.

"Los terrenos que faltan por comprar por el Gobierno del Estado son de primerísima calidad para la producción agrícola y los quieren pagar a un millón 480 mil pesos la hectárea, cuando su valor comercial es de cinco millones de pesos la hectárea", especificó el líder de la CODUC.