Ciudad de México .- Argumentando que Estados Unidos carece de pruebas para juzgarlo, Joaquín "El Chapo" Guzmán presentó esta noche sus amparos contra las dos órdenes que emitió la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para extraditarlo y ponerlo a disposición de cortes federales de California y Texas, por delitos de narcotráfico.

Andrés Granados y Cinthya y Carlos Castillo, defensores del presunto líder del Cártel de Sinaloa, entregaron esta noche sus demandas de garantías en la Oficialía de Partes de los juzgados de amparo, en Insurgentes Sur.

En entrevista, Carlos Castillo explicó que son tres los argumentos esenciales que han sido planteados, dos de forma y uno de fondo, y el objetivo es que los amparos lleguen en unos meses a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para sentar un nuevo precedente en materia de extradiciones.

El primer aspecto que ataca la defensa del presunto narcotraficante es que la autoridad que solicitó las extradiciones carece de legitimación, pues quien suscribe el trámite es un encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos y no el Embajador.

Otro planteamiento es que los hechos por los que se pretende juzgar al capo en la Unión Americana, en realidad ocurrieron en México, y que si bien algunos efectos de esas conductas sucedieron en el país vecino los calificaron como no concretos y hasta subjetivos.

El tercer argumento, a la luz del llamado control difuso de constitucionalidad y convencionalidad, que es la facultad que tienen los juzgadores para inaplicar leyes que consideren contrarias a la Constitución, expone que son insuficientes las pruebas ofrecidas por Estados Unidos contra "El Chapo".

"Se está solicitando que valoren si las pruebas que remitió el gobierno norteamericano para justificar su solicitud son suficientes a la luz del derecho mexicano; si bien es cierto que ya en el 2008 la Corte había dado un portazo en ese tema, en el 2008 no existía lo que hay actualmente, las cuestiones de convencionalidad.

"Eso nuevamente nos lleva a poner el tema sobre la mesa y llevarlo nuevamente a la Suprema Corte, porque suponemos que hasta allá tenemos que llegar, que nos analicen si las pruebas que remitió el gobierno norteamericano son suficientes. Nosotros estimamos que no, en ambos asuntos", dijo Castillo.

Aunque el sinaloense cuenta con dos suspensiones que impiden su entrega inmediata a la Unión Americana, en los amparos que ayer tramitó, de 80 y 120 fojas, respectivamente, volvió a solicitar esas medidas provisionales contra las órdenes de la Cancillería.

El pasado 20 de mayo la Secretaría de Relaciones Exteriores autorizó la entrega a Estados Unidos de "El Chapo", para que sea llevado a juicio ante las cortes federales del Distrito Oeste de Texas, en El Paso, y del Distrito Sur de California, en San Diego.

En la primera está acusado de los cargos de asociación delictuosa, delincuencia organizada, posesión e importación de cocaína, lavado de dinero, homicidio y posesión de armas de fuego. Aunque el homicidio podría ameritar la pena de muerte, Estados Unidos ha garantizado a México que no aplicará dicha sanción.

El otro proceso que le espera al capo es por asociación delictuosa para importar y poseer cocaína con la intención de distribuirla.

Reforma