Ciudad de México.- La violencia sexual es "una práctica rutinaria" en las detenciones de mujeres por parte de las fuerzas de seguridad mexicanas, pero "hay un casi nulo castigo" para estos delitos, recalcó ayer un informe de Amnistía Internacional (AI).

Para la realización del informe, la organización habló con 100 mujeres recluidas en prisiones federales y todas dijeron haber sufrido acoso sexual o maltrato psicológico durante su detención.

Además, 72 reclusas indicaron haber padecido abusos sexuales, y 33 de ellas violaciones.

Con cifras así, "no podemos sostener la hipótesis de unas manzanas podridas dentro de las fuerzas de seguridad de México", Madeleine Penman, autora del informe.

La directora de AI para las Américas, Erika Guevara-Rosas, sostuvo una reunión con la fiscal general de México, Arely Gómez, para presentarle los resultados.

La fiscalía dio cuenta del encuentro en un comunicado en el que reconoció "la importancia de fortalecer los mecanismos de información, atender eficazmente los casos específicos" e investigar y perseguir "cualquier situación de violencia".

Los porcentajes de violencia rondan el 50%, con las Fuerzas Armadas, el Ejército no nos pudo mencionar un solo soldado suspendido por abuso sexual o violación en estos años", abundó.

II EFE