Ciudad de México.- A dos meses de la explosión en el complejo petroquímico Pajaritos, un análisis de agua y tierra en las instalaciones detectó altas concentraciones de Dicloruro de Etileno (EDC) entre otros químicos cancerígenos, de acuerdo con la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados.

Fernando Rubio Quiroz, secretario de la Comisión, dijo que Greenpeace realizó en abril 10 muestreos de tierra y agua en las inmediaciones del complejo que fueron analizados en la Universidad de Essex, Inglaterra que indicaronla presencia de tóxicos de una tubería que descarga.

El químico predominante es el Dicloruro de Etileno, sustancia catalogada como posible cancerígeno por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC).

También se detectaron 59 sustancias tóxicas, en las que predominan concentraciones halladas de EDC que superan de 10 a 28 veces los límites que establece la norma respectiva de Estados Unidos respecto a las aguas residuales.

Añadió que analiza un punto de acuerdo para pedir recursos a Pemex dirigido al control de estas emisiones tóxicas, las cuales son un riesgo para la salud de los habitantes de Coatzacoalcos.

Rubio Quiroz dijo que la inhalación o ingestión de estos químicos puede afectar el sistema nervioso central, al hígado, los riñones, los pulmones y al sistema cardiovascular en los seres humanos.

Destacó que es necesario y urgente que la paraestatal desarrolle los trabajos de saneamiento y control de residuos, pero los recortes al presupuesto afectan estos trabajos.

II Agencia Reforma