México.- El arzobispo de Morelia, cardenal Alberto Suárez Inda, denunció ayer el secuestro de un sacerdote de la comunidad de Janamuato en el municipio de Puruándiro, Michoacán.

Por medio de un video que publicó el miércoles la Arquidiócesis de Morelia en su sitio de YouTube, Suárez Inda lamentó la desaparición y el secuestro del presbítero José Alfredo López Guillén y recordó el reciente asesinato de dos sacerdotes en Papantla, Veracruz.

El cardenal señaló que después de compartir una gran pena por el asesinato de dos sacerdotes jóvenes en Papantla, "ahora sufrimos en carne propia la angustia de la desaparición y el secuestro de uno de nuestros sacerdotes, el padre José Alfredo López Guillén", párroco de la comunidad de Janamuato.

Suárez Inda informó que el lunes 19, López Guillén fue sacado de de la casa parroquial, la cual fue saqueada y de la que robaron objetos, y hasta ahora se desconoce su paradero.

"Pedimos a Dios que respeten su integridad, su vida y que pueda volver pronto al ejercicio de su ministerio", expresó el prelado.

El religioso pidió unirse en oración con familiares y feligreses, quienes viven un momento de angustia, "y sobre todo pedimos a Dios por la paz, por el respeto a la vida y por la conversión de quienes se dedican hacer el mal".

Calificó a López Guillén de "un hombre bueno, dedicado hacer el bien, un hombre pacífico, por lo cual no se justifica de ninguna manera esta barbaridad (su desaparición), pido su oración y su comprensión", dijo en su mensaje.

A su vez, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) publicó un comunicado urgente de la Arquidiócesis de Morelia en el que se pronuncia en el mismo sentido que en el video.

II EFE