CIUDAD DE MÉXICO .- México está llegando tarde en materia de prevención, atención y control de las enfermedades renales, las cuales representan una amenaza, alertó José Narro, titular de la Secretaría de Salud (Ssa).

"Se trata de una amenaza global, regional y, en el caso de México, de una amenaza y realidad nacional que nos afecta", dijo durante la inauguración del Primer Foro Global de Política Pública en Enfermedad Renal Crónica, organizado por la Sociedad Internacional de Nefrología.

Pese a que, en los últimos 25 años, el número de trasplantes renales se ha multiplicado por 10 en el País, hay un problema de lista de espera que sobrepasa las capacidades, advirtió Narro.

"Deberíamos estar haciendo dos, probablemente tres veces más trasplantes renales. Ya prácticamente llegamos a 3 mil el año anterior", expresó.

El Secretario de Salud indicó que, entre 1990 y 2015, la cifra de personas en diálisis se multiplicó por seis veces.

"Requerimos hacer todavía un esfuerzo muy importante y seguramente tener un 60 o 70 por ciento adicional de diálisis.

"Es probable que tengamos cerca de 90 mil pacientes en diálisis, pero seguramente tenemos otros 60, 50 mil que no lo están (y lo necesitan)", estimó.

El funcionario dijo que no hay recursos para que el Seguro Popular cubra a quienes requieren diálisis.

"Nos encantaría hacer un esfuerzo, pero tenemos que ser realistas. No podemos simplemente elaborar acciones específicas y atenciones concretas con base en los buenos deseos. Requerimos presupuesto.

"Si nosotros hiciéramos un esfuerzo para que el Seguro Popular cubriera a las personas que requieren de diálisis como parte de las acciones del Fondo de Gastos Catastróficos, tendríamos que gastar sólo en esa acción el doble prácticamente de lo que hoy tenemos en todo ese fondo", aseguró.

Reconoció que se requieren planes nacionales con enfoque integral que permitan combatir esta problemática.

Por su parte, Guillermo García, jefe de nefrología del Hospital Civil de Guadalajara, lamentó que la tasa de trasplante en población no asegurada es ocho veces menor que en población asegurada.

"Podemos decir lo mismo en la tasa de acceso a diálisis", indicó.

García mencionó que, además, el País tiene 17 años esperando un registro de pacientes con enfermedad renal, a lo que se suma la falta de nefrólogos.

Richard Horton, editor de la revista médica The Lancet, advirtió que las enfermedades crónicas suelen ser las olvidadas.

"Y, de las olvidadas, las olvidadas son las renales", dijo.

REFORMA